Todos lo hemos hecho en algún momento u otro: culpar a los semáforos del atasco en el que estamos metidos. Y, aunque en ocasiones la culpa es de cualquier otra razón externa como obras, un accidente, o simplemente la hora punta, hay muchas veces en las que si los semáforos fuesen menos automáticos y algo más inteligentes, si tuviesen en cuenta el estado real del tráfico, la congestión podría aliviarse o incluso desaparecer.

Ahora que todo es smart o va camino de serlo, las señales de tráfico no son ninguna excepción. Además, en muchos casos es fácil ver lo mucho que mejoraría la situación. El tráfico no siempre se comporta igual —aunque se pueden establecer patrones—, por lo que las necesidades no siempre son las mismas en las mismas vías. Si las señales se adaptasen a cómo está el tráfico de verdad, podríamos ahorrarnos muchos problemas.

Hay, por supuesto, ya muchos experimentos y ejemplos de esto. Uno de los últimos en sumarse es el del estado de Maryland en Estados Unidos, donde se instalarán nuevos semáforos inteligentes que ajustarán y adaptarán sus tiempos al estado de la vía.

¿Cómo conseguirán esto? A través de sensores instalados en el pavimento que detectarán los atascos y se comunicarán con el semáforo, que podrá cambiar sus luces para ayudar a descongestionar el tráfico. La idea, por supuesto, es hacer que el verde sea más frecuente siempre que sea necesario y posible, para evitar que las colas se acumulen y alarguen.

Para un funcionamiento correcto de este sistema es necesario no solo que los semáforos sepan cómo está el tráfico, sino también que se comuniquen entre ellos. Eso está contemplado también en el proyecto, que está destinado a cubrir una región completa, no solo las carreteras más atascadas. Así se contribuirá también a mejorar el flujo general del tráfico y a evitar de forma más eficiente que las congestiones se produzcan.

Al responder de forma instantánea a la situación del tráfico, incluso a situaciones muy menores, lograrán evitar el embotellamiento antes de que este se produzca. El objetivo perseguido es por lo tanto que todo el sistema de vías funcione de forma fluida gracias a estar regulado por esos semáforos inteligentes constantemente en comunicación entre ellos y con las carreteras.

¿Serán los atascos pronto cosa del pasado? Si bien todavía falta tiempo para poder prever esa situación, lo cierto es que la tecnología necesaria para trabajar en esa dirección ya existe. ¿Imaginas poder contarle a tus nietos que antes podías estar mucho tiempo metido en el coche y avanzar apenas unos metros y que les parezca increíble?

Deja un comentario

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.