¿Cómo de bien conoces España? Muchas veces, cuando tenemos vacaciones o tiempo libre, ponemos nuestra vista más allá de nuestras fronteras. Queremos conocer el resto del Europa, ver otros continentes, experimentar otras gastronomías y sorprendernos con las culturas más diversas. Y está muy bien, pero a veces el resultado es que conocemos mejor las antípodas que lo que tenemos a nuestro alrededor.

¿Por qué no aprovechar tus próximas vacaciones descubriendo el interior de nuestro país? Hay muchos caminos que puedes hacer, pero uno muy interesante es la ruta que proponen desde Spain.info recorriendo las ciudades y villas medievales de España. De País Vasco a Extremadura, esta propuesta de viaje cultural es perfecta para el principio del otoño, con temperaturas algo más frescas pero todavía no frías del todo.

Hondarribia (Guipúzcoa)

Empieza en la costa, antes de ir hacia el interior. Hondarribia es el pueblo pesquero que imaginas cuando cierras los ojos: casitas de colores, un casco histórico muy bien conservado, la playa como parte de todo… Es, además del único lugar de Guipúzcoa con una muralla medieval, un lugar imprescindible para amantes de la gastronomía. Recorre el barrio de la Marina de bar en bar, de restaurante en restaurante, de pintxo en pintxo. Y, por supuesto, date un chapuzón.

Laguardia (Álava)

Foto: Bea.miau

Foto: Bea.miau

Si en Hondarribia llenaste el estómago, por el casco viejo de Laguardia tu paladar será feliz catando vinos con Denominación de Origen Rioja. Este casco urbano está rodeado por unas murallas del siglo XIII, entre las que puedes visitar iglesias como la de San Juan (románica en origen) y la de Santa María de los Reyes, con una portada gótica impresionante. Callejea, visita sus bodegas y relájate.

Estella-Lizarra (Navarra)

Hacia el este, en dirección Pamplona, te encontrarás con Estella-Lizarra, en pleno Camino de Santiago. Conocida en el siglo XV como Estella la bella, sigue siendo digna del piropo: su centro histórico es un resultado de todos los pueblos y culturas que han recorrido sus calles. Tiene no uno ni dos, sino tres castillos medievales, unos cuantos templos, palacios y múltiples plazas en las que querrás quedarte a vivir.

Sos del Rey Católico (Zaragoza)

El casco antiguo de esta villa medieval está declarado Bien de Interés Cultural, así que bien vale una visita. Es aquí donde nació Fernando el Católico y es uno de los recintos fortificados más importantes de los siglos X y XI. Pásate por la Plaza Mayor para ver el Ayuntamiento, edificio renacentista del siglo XVI, y el Colegio Isidoro Gil de Jaz, del siglo XVIII (barroco). Pasea por la lonja, descubre iglesias y callejuelas, admírate ante los palacios.

Almazán (Soria)

Foto: elmimmo

Foto: elmimmo

Ya en Castilla, Almazán fue en su momento una ciudad fronteriza entre los reinos cristiano y árabe, entre Aragón y Castilla. Su recinto amurallado conserva tres puertas monumentales, y su plaza Mayor alberga dos joyas de la arquitectura: la románica iglesia de San Miguel y el palacio gótico-renacentista de Altamira.

Pedraza (Segovia)

Considerada una de las villas medievales mejor conservadas de España, Pedraza parece congelada en el tiempo. Está declarada Conjunto Histórico-Artístico y pasear por su casco histórico es ver palacios y casas señoriales blasonadas a cada paso. Visita su Plaza Mayor y, por supuesto, el castillo: es una fortaleza del siglo XIII que alberga también el Museo Ignacio Zuloaga, pintor que realizó la última reforma del castillo.

Sigüenza (Guadalajara)

Otro Conjunto Histórico-Artístico. Y otro castillo y otra plaza Mayor que debes visitar. Además, en Sigüenza hay una catedral que se empezó a construir en 1130, a medio camino entre el románico y el gótico, y cuyo aspecto exterior es el de una fortaleza medieval. La plaza Mayor es renacentista.

Consuegra (Toledo)

De origen romano, Consuegra es uno de esos lugares a los que debes ir si quieres ver los típicos molinos de viento manchegos (son doce, de los cuales cinco conservan el mecanismo completo) que inspiraron a Miguel de Cervantes cuando escribió el Quijote. Debes visitar también el castillo, el Ayuntamiento y admirar la fortaleza, de principios de la Reconquista.

Coria (Cáceres)

Foto: Mochuelo

Foto: Mochuelo

Por aquí pasaron romanos y árabes, y todos dejaron su huella. Lo imprescindible es ver su puente de piedra, renacentista (que no tiene río porque se secó hace varios siglos), y sobre todo la catedral, en la que se mezclan varios estilos: gótico, añadidos platerescos, la sillería mudéjar del coro… Callejea, piérdete y no olvides visitar sus restaurantes: la gastronomía es uno de sus platos fuertes.

Olivenza (Badajoz)

El viaje termina en Olivenza, que fue portugesa hasta principios del siglo XIX. Fundada por la Orden del Temple en el siglo XIII, su arquitectura es una mezcla de tradición española y lusa, con un casco histórico lleno de joyas de distintas épocas: visita la iglesia de la Magdalena, de estilo manuelino, y la de la Hermandad de la Misericordia, además del Convento de Clarisas.

Deja un comentario

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.