Es habitual encontrarse con la historia de Emile Leray en publicaciones de coches, de aventura y de supervivencia, y también se relata en este vídeo de Great Big Story.

Emile es un electricista francés apasionado de las travesías en coche a través de África, continente que ha recorrido en numerosas ocasiones a lo largo de más de 30 años. En 1993 Emile se doctoró en “mecánica africana” durante uno de sus viajes en solitario, cuando rompió el eje de su Citroën 2 CV al golpear con una piedra que se encontraba en medio del camino. Aunque lo de recorrer el desierto de Marruecos en un 2 CV puede sonar extraño, este coche es conocido como el “camello de acero” precisamente debido a lo adecuado que resulta para moverse por pistas de tierra llenas de baches e irregularidades. Es un coche ligero y que consume poco, es sencillo de mantener y sobre todo tiene una suspensión muy especial: cómoda, efectiva, capaz, y resistente por su configuración propia e inusual.

El hombre que convirtió su 2 CV en una moto para escapar del desierto

De hecho, uno de los requisitos para el desarrollo del Citroën 2CV a mediados de los años de 1930 fue que el coche debía ser capaz de transportar a cuatro agricultores con 50 kg de productos por carreteras sin pavimentar y también debía ser “capaz de llevar huevos”, según el briefing que se entregó a los ingenieros. “Así que asegúrense de que el coche se puede conducir cargado de huevos a través de un campo arado, y que los huevos no se rompen.” Otro requisito de entonces fue que su diseño “debe permitir mantenerlo en producción durante décadas”. El Citroën 2 CV, diseñado e mediados de los años de 1930, estuvo en producción durante cincuenta años, hasta 1990.

citroen-2cv-early-model-citroen

Después de golpear aquella roca Emile se encontró con su coche roto en medio del desierto, en algún punto entre Tan-Tan y Zagora; a varios días a pie del asentamiento más próximo y con una limitada cantidad de alimentos y de agua. Y aunque Emile sólo disponía de una pocas herramientas de mano fue capaz de ingeniárselas para convertir su 2 CV en una motocicleta y llegar a un asentamiento militar situado a unos 20 km. Aquella hazaña según cuenta Emile, también en el vídeo, le salvó la vida.

Por supuesto en Internet hay quien cuestiona la veracidad de la historia, en parte debido a que no hay un vídeo que muestre a Emile montando su motocicleta que, por cuestiones de diseño, sólo podía circular con la marcha atrás, a un máximo de 20 km/h. Incluso los Cazadores de Mitos, del programa de televisión del canal Discovery, hicieron el intento de convertir un Citroën 2 CV en una motocicleta, sin éxito — lo cual no prueba que la conversión no sea posible, sino que ellos no fueron capaces de hacerlo. Tal vez porque, a diferencia de Emile, su vida no dependía de ello.

Fotografía: Emile Leray.

Deja un comentario

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.