Imagina una autopista con varios carriles. Algunos, los que tienen un tráfico más fluido, están mejor cuidados y permiten un viaje más cómodo con pocas incorporaciones y salidas, son de peaje. Los otros son gratuitos. ¿Cuál elegirías? Falta información, estás pensando. Dependería del precio, de la prisa que tengas y de si de verdad se va mejor por la parte de pago.

Porque ¿cómo garantizar que el tráfico va a ser más fluido en la parte de peaje? Al fin y al cabo, si el precio es razonable y la diferencia notable, a ciertas horas puede que todos los conductores decidan coger esos carriles, provocando embotellamientos y que al final estén más cómodos los coches que se han quedado en la parte gratuita. Para evitar esto y poder garantizar esa circulación fluida, la empresa Ferrovial inauguró un nuevo sistema en una autopista de Texas que permite ajustar el peaje en función de la afluencia de tráfico.

¿Cómo funciona esto? La idea de fondo es sencilla: quieren garantizar que siempre se pueda circular por esos carriles de pago a una velocidad mínima de 80 km/h (es un corredor con mucho tráfico, por lo que esa es una velocidad realmente atractiva), para lo que subirán el precio del peaje cuando vean que la autopista empieza a tener más coches y pueda empezar a saturarse. Con poco tráfico, en cambio, el precio baja.

Por supuesto, para que tenga sentido todo los precios deben estar anunciados con cierta antelación para que no se dé la situación de llegar a la entrada de la autopista de pago, ver cuánto cuesta, y decidir dar la vuelta. En Ferrovial han solucionado esto anunciando unos kilómetros antes de cada entrada a cuánto está el peaje. Una vez dentro, ese precio se mantiene todo el trayecto.

La idea de un peaje que puede cambiar hasta cada cinco minutos puede ser algo confusa para los conductores, que podrían optar por quedarse en el lado gratuito ante el miedo a cambios inesperados en el precio que lleven a facturas elevadas. El sistema está preparado para que esto no pase, pero eso no significa que los conductores se vayan a fiar desde el principio, especialmente cuando se trata de carriles sin barreras ni cabinas de peaje: hay que darse de alta en una plataforma y el sistema reconoce las matrículas, cargando automáticamente el importe del peaje en la cuenta del conductor.

 

Para evitar que el cambio sea demasiado drástico, de momento están intentando que el precio no fluctúe demasiado en poco tiempo. Es decir: aunque en teoría podría cambiar cada 5 minutos, no lo hará.

De momento es todavía pronto para saber si el novedoso sistema funciona o no ya que llevan muy poco tiempo, pero si los conductores se acostumbran y de verdad se logra controlar el tráfico, podríamos ver cómo la idea se extiende por más lugares. ¿Te imaginas las autopistas españolas con este sistema dual de peaje/gratis y variación de precios? ¡Sería todo un cambio!

Foto de portada: Cirofono

Deja un comentario

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.