A algunos les pasa todos los veranos, o incluso durante todo el año, otros se sorprenden cuando de pronto notan esa necesidad que normalmente no tienen: el cuerpo nos pide playa. Si vivimos en la costa, solo tenemos que esperar a que la temperatura y el cielo acompañen. Si somos de interior o nos apetece cambiar, toca planear una escapada.

En España no podemos quejarnos de playa y costa, aunque hay algunas zonas que preferimos no pisar. Turistas, aglomeraciones, precios por las nubes… ¿adónde escapar para tener un verano playero más tranquilo y auténtico? La Costa de la Luz, en la bahía de Cádiz, es el lugar que buscas. Coge tu Citroën y sigue la ruta: nosotros proponemos hacerla de norte a sur, de Sanlúcar de Barrameda a Tarifa. Pocos kilómetros… ¡pero muchas paradas obligatorias!

1. Sanlúcar de Barrameda

La localidad famosa por ser donde desemboca el río Guadalquivir es un lugar perfecto también para amantes del vino. Si no caes en esta categoría no te preocupes: también hay mucho para ti. Visita el Barrio Alto, núcleo histórico y monumental de la localidad, y el popular Barrio Bajo, imagina a Colón partiendo en su tercer viaje a América y haz una escapada a Doñana, a pocos kilómetros. E ir a la playa claro: Sanlúcar tiene 6 km de playas de arena fina.

2. Chipiona

Chipiona

Foto: Fif’

Municipio hecho famoso por Rocío Jurado, Chipiona es de origen romano y tiene el faro más alto de España, con 344 escalones. El municipio está lleno de monumentos históricos, como su Castillo, del siglo XIII o el Santuario de la Virgen de Regla, cuya imagen, todavía conservada, es del año 300. Sus playas (la de Regla, Cruz del Mar y de la Ballena) son perfectas para el baño y para practicar deportes acuáticos. No te vayas sin probar la gastronomía, con mucho producto del mar como erizos o doradas, y catar su Moscatel.

3. El Puerto de Santamaría

Puerto de Santa María

Foto: emijrp

El Puerto de Santamaría se debate entre centrarse en sus espectaculares playas (16 kilómetros de litoral rodeados de espacios naturales protegidos) o la cantidad de monumentos históricos que se pueden encontrar en la ciudad. Lo más llamativo es el Castillo de San Marcos, cuyos orígenes se remontan al siglo X, y que domina la silueta del Puerto. La Iglesia Mayor Prioral, del siglo XI, es también imprescindible, así como el Antiguo Convento de Capuchinas (siglo XVIII), las casas coloniales del siglo XVII como la Casa de Cargadores a Indias o la Casa de los Leones y, por supuesto, el Jardín Botánico de la Victoria, del XIX. Puedes hasta ver una reproducción fiel de la carabela La Niña.

4. Cádiz

Por supuesto, visitar la capital es imprescindible. Cádiz tiene mucho que ofrecer (para algo es una de las ciudades más antiguas de Europa, fundada en el 1100 a.C. por los fenicios), como verás si observas la ciudad desde lo alto de la Torre Tavira. Es imprescindible visitar la Plaza de las Flores, en el casco histórico, ver la Catedral, curiosear en  el Mercado Central e ir de tapas por el Barrio del Pópulo. ¿Quieres playa también? La Caleta y La Victoria saciarán tu mono.

5. Chiclana de la Frontera

Chiclana es conocida por sus playas (la de Sancti Petri, el Puerco, La Barrosa…) y sus vinos, pero también por su patrimonio histórico-artístico: debes ver el Castillo de Sancti Petri (ya en el municipio de San Fernando, en el islote de Sancti Petri), cuyos orígenes se remontan a la época romana (había un templo en su lugar), la Torre del Reloj o la iglesia de San Juan Bautista. Y si te apetece un baño con propiedades “milagrosas”, pásate por el Balneario de Fuente Amarga.

6. Cabo de Trafalgar

En la localidad de Los Caños de la Meca debes sin duda acercarte hasta el cabo de Trafalgar, desde donde se dice que se ven las mejores puestas de sol de toda la Costa de la Luz. Las vistas desde el faro son impresionantes: el mar y la playa hacia Conil. Fue aquí también donde se libró la famosa Batalla de Trafalgar en 1805, en la que las tropas franco-españolas fueron derrotadas por las inglesas. Si buceas, todavía puedes encontrarte con restos de la batalla bajo el agua.

7. Barbate

Si hay un lugar al que debes ir para comer atún, ese es Barbate, un pueblecillo costero que hasta hace no mucho se dedicaba casi en exclusiva a la pesca del atún. Puedes probarlo de muchas formas: mojama, ijada, atún encebollado… Acércate hasta los acantilados y, en su extremo sur, visita la Playa de la Yerbabuena, salvaje, con dunas y pinos y arena fina

8. Playa de Bolonia y Tarifa

Tarifa

Ya en el término municipal de Tarifa, es casi una obligación desviarse hacia la playa de Bolonia, una de las pocas playas casi vírgenes que quedan en la costa sur de España. Normalmente suele tener bastante viento, por lo que es perfecta para practicar el wind-surf. Una vez visitada y explorada la playa (no te pierdas la Gran Duna), continúa hacia Tarifa para finalizar la ruta. Visita las ruinas de Baelo Claudia (a unos 12 km), callejea por el casco histórico medieval, etc.

Foto de portada: Carlos ZGZ

Comentarios

carmen astorga -

yo de barbate y de citroen

Deja un comentario

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.