Hace años un equipo de ingenieros del Instituto de Telecomunicaciones de Lisboa y de la Carnegie Mellon, con ayuda de la Fundación Nacional para la Ciencia y la Tecnología de Portugal desarrollaron un prototipo de un sistema denominado See-Through System (STS) que permite ver a través de otros vehículos las condiciones que hay más adelante en la carretera. ¿El truco? Una cámara en un vehículo y un receptor de vídeo en otro.

Una de las aplicaciones obvias de esa idea es ganar seguridad en los adelantamientos en las carreteras de doble sentido: si el conductor puede ver lo que hay delante de un gigantesco camión o autobús que circule por delante de él entorpeciéndole la visión tendrá más fácil decidir si adelantar y podrá aprovechar un momento en el que no haya tráfico para hacerlo. También serviría para ver atascos con más anticipación y probablemente algún otro caso.

Pero aparte de requerir de la existencia de componentes relativamente estándar y baratos (cámaras, pantallas, comunicaciones, etcétera) el desarrollo de este tipo de sistemas no es trivial, pues depende de muchos factores, a cual más interesante.

El primero es que emplea la llamada comunicación V2V o «de vehículo a vehículo». El invento solo funcionará si ambos vehículos, el que va delante y el que va detrás, se «entienden» y comparten la información de vídeo en tiempo real. Y no es fácil lograr que esto funcione de manera estándar con «cualquier otro vehículo» pues siempre puede haber problemas con las marcas y fabricantes de estos componentes. Este primer paso es fundamental.

Una vez resuelto lo anterior y acordado un «protocolo» según el cual se envía la información en vídeo, está la cuestión de la latencia (tiempo de «retardo» en el vídeo). Este término técnico se refiere al tiempo que transcurre entre lo que sucede realmente en la carretera respecto a cuándo se ve en la pantalla del conductor. Generalmente pueden ser unas centésimas o décimas de segundo, pero el ojo humano es muy sensible a esta información. Como es fácil imaginar, cualquier retardo es crítico en una maniobra tan delicada como un adelantamiento cuando se está conduciendo tal vez a 80 o 100 km por hora y en una décima de segundo se recorren casi 3 metros.

Afortunadamente todos estos obstáculos técnicos se van resolviendo con el tiempo: el equipamiento técnico mejora y se han logrado grandes avances; en el futuro puede que este sea un sistema integrado en los vehículos como ahora lo son los mapas o los controles de velocidad de crucero. Hace poco el fabricante de electrónica Samsung mostró otro vídeo en forma de anuncio en el que se sugería que quizá fuera incluso más fácil colocar un gran panel de vídeo en la parte trasera de los camiones. Aunque no sea nada más que otra idea y no un «producto real»… Quién sabe, seguramente sería bastante fiable, con menor latencia y problemas y además el precio de este tipo de pantallas no hace más que bajar y bajar.

Deja un comentario

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.