Un aspecto fascinante de los motores de explosión es, precisamente, que funcionan por una sucesión de explosiones consecutivas, decenas de explosiones cada segundo. El encendido de la mezcla comprimida de aire y de combustible —causada por la chispa de la bujía en los motores de gasolina, y por la presión y el calor en los motores diésel— es lo que provoca que el interior del cilindro se convierta en un lugar realmente caliente y enérgico.

En este vídeo de Petri Ranki se puede ver el interior del cilindro en funcionamiento gracias una tapa de cilindro de plexiglás. En este caso no se trata de un motor de coche sino del motor de una motocicleta: un motor monocilíndrico de dos tiempos refrigerado por aire. Este tipo de motor —que también se ha utilizado en coches— es relativamente simple y facilita este ejercicio didáctico.

En el vídeo se ve cómo al acelerar la motocicleta aumenta el número de explosiones. Al aumentar el calor en el interior del cilindro el plexiglás comienza a derretirse hasta que finalmente la presión y el calor debilitan el roscado de la bujía, haciendo que se salga de su posición.

Pero antes de que el motor se pare es posible hacerse una idea del pequeño infierno que se desata en el interior de un motor de combustión, especialmente cuando se acelera fuerte durante largos períodos de tiempo. De ahí la importancia de llevar un mantenimiento escrupuloso del vehículo y de tener en cuenta algunas consideraciones sobre su uso.

Precisamente ahí dentro suceden algunos de los logros más importantes alcanzados en los últimos años por las marcas de coches. Porque aunque se trata de explosiones controladas con precisión no hay que olvidar que son explosiones, al fin y al cabo. Sin embargo los coches modernos tienen un funcionamiento suave, sin apenas vibraciones; también son fiables y pueden recorrer decenas de miles de kilómetros entre revisiones y han reducido significativamente los niveles de ruido y de emisiones. Mejoras significativas que no son apreciables a simple vista, pero que son el resultado de ingentes inversiones en investigación y desarrollo.

Vía MCN.

Deja un comentario

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.