Parece algo muy difícil, pero los viajeros también entran en crisis existenciales. Momentos en los que dan la vuelta al globo terráqueo buscando el próximo destino y ninguno parece atraerles demasiado. O está muy lejos, o ya ha estado, o le parece un poco más de lo mismo. ¿Quedan lugares realmente especiales? Claro que sí y un ejemplo claro son las micronaciones: entidades autoproclamadas naciones o estados independientes pero a las que nadie ha reconocido. Muchas son lugares físicos, otras más espirituales. Estas son nuestras 10 micronaciones favoritas. ¡Si te gustan puedes hasta pedirles la ciudadanía!

1. Freetown Christiania

christiania

Foto: neil o

Se trata de un barrio de Copenhague, de unos 850 habitantes, cuya historia se remonta a 1971. Un grupo de ciudadanos saltaron las vallas de Christiania, un terreno militar abandonado, para ofrecer a sus hijos un lugar en el que pudiesen jugar. De ahí a la okupación y proclamación de independencia no pasó mucho, e incluso el gobierno ha llegado a tolerar la zona (la consideran una gran comuna). En 2012 los habitantes del barrio decidieron legalizar su situación comprando los terrenos de forma comunal. Freetown Christiania es uno de los atractivos turísticos de Copenhague.

2. Principado de Hutt River

Principado de Hutt River

Foto: dilettantiquity

Esta micronación situada en la Australia Occidental existe desde 1970, cuando Leonard George Casley y otros vecinos se rebelaron contra una ley de cuotas de producción de trigo proclamándose independientes (acogiéndose a la Treason Act británica de 1495). El principado nació con 60 habitantes, moneda propia y, además del francés y el inglés, hablan esperanto. Quien quiera se puede nacionalizar en Hutt, que en la actualidad tiene más de 20.000 ciudadanos.

3. Užupis.

Užupis

Foto: genevicius

Užupis es el barrio en el que viven los artistas en Vilna (Lituania) y cuyos residentes se proclamaron independientes en 1997. Presidente propio, constitución y hasta ejército, todos centrados principalmente en realizar e impulsar actividades artísticas. No está reconocido oficialmente, pero entre los residentes y ciudadanos más activos de la República de Užupis está un antiguo alcalde de Vilna, Arturas Zuokas.

4. República de Molossia

Molossia

Foto: Kevin Baugh

Una micronación algo humorística situada en Dayton (Nevada, Estados Unidos) y que comprende la casa de su fundador, Kevin Baugh, sus patios trasero y delantero, y dos propiedades en el Sur de California y Pensilvania. Aunque tiene su origen en un proyecto infantil de los 70, la República de Molossia nació en 1999. Dicen estar en guerra con Alemania del Este desde 1983 y tuvieron una guerra con otra micronación, Mustachistán, en la que hubo cuatro batallas (una marítima y tres terrestres). En un mes firmaron la paz y Molossia ganó.

5. Kingdom of Lovely

Nacida en 2005 como parte de una serie de documentales llamados “Cómo empezar tu propio país”, realizados por el humorista Danny Wallace para la BBC. Su territorio se reduce a un piso al este de Londres. Pero la micronación está basada principalmente en Internet y tiene 58.165 ciudadanos registrados. Estos ciudadanos pueden declarar como embajada del Kingdom of Lovely cualquier posesión a la que fotografíen con la bandera de la micronación.

6. Filettino

Filettino

Foto: Smiley.toerist

Este pueblecillo, a 70 kilómetros al este de Roma, decidió independizarse en 2011 como respuesta a una nueva ley que forzaba a todas las aldeas de menos de 1.000 habitantes a unirse a otras cercanas para recortar gastos administrativos. El alcalde de Filettino, Lucca Sellari, decidió iniciar una campaña para convertirse en independientes: lanzaron su propia moneda (el fiorito) y hasta invitaron a Emanuele Filiberto, descendiente de la familia real italiana, a convertirse en Príncipe de Filiettino (sin éxito).

7. Hay-on-Wye

Hay-on-wye

Foto: Kyle Taylor

Un pueblo galés que cualquier amante de la literatura conoce: es donde nació el Hay Festival, que llena la localidad de 1.500 habitantes de visitantes y turistas (unos 80.000 al año). Su historia como micronación es también humorística y se remonta a 1977, cuando el bibliófilo Richard Booth declaró Hay-on-Wye un “reino independiente” y se autoproclamó monarca. Era todo una campaña publicitaria, pero fue muy exitosa y los turistas siguen llenando este pequeño pueblo independiente que cuenta con un par de docenas de librerías.

8. Principado de Seborga

Seborga

Foto: Cebete

En 1960, Giorgio Carbone empezó a pensar en una Seborga independiente de Italia, basándose en documentos históricos. Tres años después fue escogido Príncipe Giorgio I de Seborga. La cosa continuó y en 1995 los vecinos crearon una Constitución. ¿Por qué quieren ser independientes?. Porque Seborga fue un principado hasta 1729, momento en el que éste fue comprado por Víctor Amadeo II. Esta compra, no obstante, nunca fue registrada, por lo que están en una especie de ambigüedad política que les permite esa independencia. Tienen moneda propia pero, por lo demás, oficialmente forman parte de Italia.

9. República de Whangamomona

Whangamonona

Foto: asgw

Si en Nueva Zelanda decides reorganizar el terreno y cambiar los límites de las provincias, de forma que un lugar pase a pertenecer a la provincia de su equipo de rugby rival, te arriesgas a que ese municipio se te independice. Eso pasó en 1989, cuando nació la República de Whangamomona: tienen equipo de rugby y cerveza propia, por lo que no hace falta mucho más. Y cualquiera puede llegar a presidente, desde un ciudadano hasta una cabra (18 meses, hasta que murió), hasta un caniche (estuvo un año en el cargo hasta sufrir un intento de asesinato, que le sentó muy mal a sus nervios).

10. Principado de Sealand

Sealand

Foto: octal

Quizá sea la micronación más conocida: su territorio soberano (reconocido solo por ellos, claro), es la plataforma marina Roughs Tower en el Mar del Norte. La torre, de la Royal Navy británica, fue abandonada en 1956, y diez años más parte ocupada por Paddy Roy Bates, un inglés que tenía una radio pirata, que se autoproclamó Su Alteza Real Príncipe Roy de Sealand. La historia de este principado es fascinante, con ataques, motines, y hasta conspiraciones familiares para alcanzar el poder. Tienen moneda y hasta equipo de minigolf propios.

Deja un comentario

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.