Cuando hablamos de distracciones en el coche solemos quedarnos con las que más publicidad reciben estos años recientes. La atención al smartphone (emails, mensajes, whatsapp, llamadas), la manipulación del GPS en marcha y ese tipo de uso de dispositivos que son incompatibles con una buena concentración al volante. Sin embargo hay tres distracciones muy peligrosas en el coche que parecen quedarse en segundo plano.

Estas distracciones son evidentes, pero no por ello menos peligrosas. Una de ellas es fumar, otra es el momento en que se “cuela” un insecto como una avispa, y la otra fuente importante de distracción es comer o beber mientras conducimos. Y todas ellas son situaciones bastante habituales, dos de ellas que dependen de nosotros, y otra que no depende tanto.

Fumar en el coche es muy peligroso

Fumar es un peligro para la salud, pero además influye negativamente en la conducción. Para empezar, por el propio humo, que inundará el habitáculo y lo hará menos “respirable” (además de dejar un olor muy desagradable en la tapicería y plásticos), pero que también puede contribuir al enrojecimiento y escozor en los ojos, o provocarnos un ataque de tos.

Además, manipular el cigarrillo conlleva otras molestias que, si la cosa se complica, pueden ponernos en riesgo. La ceniza es una molestia más que evidente, y mantener el pitillo en la mano nos restringe en movimientos. Si por cualquier cosa se nos cayese la colilla de las manos, encendida, el riesgo de quemarnos está ahí, pero lo peor es que nos desconcentraremos totalmente a la hora de rescatar ese pequeño objeto incendiario. Y tirar una colilla encendida desde el coche cuesta caro en cuestión de puntos.

Fumar en el coche, no, gracias. Tú puedes evitarlo, y de hecho, tú puedes dejar de fumar. Ánimo.

La avispa que entra en tu coche mientras conduces


Las avispas provocan rechazo y miedo a partes iguales, y no es algo que sorprenda, conocida su fama de insectos “picadores”. Hay personas que les tienen un miedo atroz, y también a las abejas (apifobia), pero muchas veces este miedo se debe al desconocimiento. En fin, sea como sea, si entra una avispa en el coche mientras conducimos podemos sufrir un ataque de pánico, o al menos ponernos muy nerviosos y “sentir” en la nuca la presencia de este insecto.

Para evitar males mayores, lo mejor que podemos hacer es detener el coche en un lugar seguro cuanto antes, manteniendo la calma o, al menos, pretendiéndolo, y salir del vehículo despacio y preparados para sacar al “bicho” de su interior. Si estamos acompañados, debemos pedir a los demás que se comporten con calma, que no hagan movimientos bruscos o asusten a la misma, para evitar picaduras (y si es una avispa ya sabemos que pueden picar varias veces).

Puedes reducir este problema si evitas conducir con las ventanillas bajadas en zonas de campo, o a bajas velocidades, pero la solución es no abrir las ventanillas.

Comer o beber mientras conducimos


Comer o beber mientras conducimos es una fuente inagotable de posibles sorpresas al volante. Es posible que la práctica totalidad de los conductores hayan echado mano de la botellita de agua o de refresco con la que refrescar la garganta en los largos viajes veraniegos, y parece un gesto inocente, con sinceridad. Lo que ocurre es que, además de que nos pueden multar por ello, nos podemos distraer y acabar teniendo un susto.

El tema de la multa lo deja claro el artículo 11.2 de la Ley de Seguridad Vial:

El conductor de un vehículo está obligado a mantener su propia libertad de movimientos, el campo necesario de visión y la atención permanente a la conducción, que garanticen su propia seguridad, la del resto de ocupantes del vehículo y la de los demás usuarios de la vía.

Y como se trata de una infracción leve, nos pueden multar con hasta 100 euros, sin retirada de puntos (la multa es menor, de unos 80 euros). Pero lo que debemos tener en cuenta es que se multa porque comer o beber en el coche conlleva un riesgo (que se nos derrame el agua, que por sostener un sandwich no tengamos libertad de movimientos para esquivar un obstáculo, que por llevar sobre las rodillas un snack no seamos capaces de reaccionar bien para, por ejemplo, frenar de emergencia).

Es un riesgo evitable, ya sea saliendo “bien comidos” e hidratados, bien sea parando más a menudo a descansar, comer y beber (pero nada de alcohol).

Fotos | Jun, Angela Layana, Stephen239

Deja un comentario

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.