El momento deseado de salir de vacaciones veraniegas se acerca para algunos, a otros les tocará esperar (y lamentablemente a otros no les va a llegar el turno este año). Los preparativos, la estancia, qué hacer, el equipaje, cómo meterlo en el coche sin que tengamos que dejar fuera a nadie imprescindible… todo eso está en la mente de quienes se preparan para esos días de desconexión.

Además de todo eso, ahora puedes estar prevenido acerca de la colocación de los radares fijos, que es una información pública, pero además sabrás que existen 844 unidades repartidas por toda la red viaria española. Eso hace una media de aproximadamente 5 radares fijos por cada 1000 km de vías en España. Pero, ¿en dónde se concentran más estos radares?

Según la empresa Dvuelta, que gestiona recursos de multas, las comunidades donde más se concentran estos dispositivos son Cataluña (26% del total), País Vasco y Madrid. En estas comunidades se pueden contar hasta 18.02, 13.30 y 10.74 radares por cada 1000 km de vías, lo que da una idea de la concentración que existe en esas regiones.

Esto implica no solo que es más probable que en esas zonas haya más positivos por exceso de velocidad, sino que la DGT incide con más ahínco en esos lugares para mejorar la seguridad vial. Digamos que ese empeño por la seguridad vial choca con la percepción de muchos conductores, que piensan que el afán es meramente recaudatorio.

¿Qué se persigue con los radares, vigilar la seguridad vial o recaudar?

Es el debate que se mantiene cada temporada. La realidad es que la función en pro de la seguridad vial que se hace gracias a los radares fijos es la de amedrentar al conductor, que normalmente levanta el pie hasta caer, no solo hasta 120 km/h en caso de que los hubiese superado, sino hasta los 110 o 100 km/h. Esto es negativo, al menos desde mi punto de vista, porque se consigue romper el ritmo del tráfico.

Por otro lado, la parte recaudadora está clarísima: si se comete una infracción, hay que emitir una sanción y cobrar su importe. Sin embargo, de ahí a afirmar que la única motivación de “plantar” radares es cobrar multas, va un largo trecho. Al fin y al cabo solo se pone multas a aquéllos que no cumplen la norma, ¿no es así? Puede que suene polémico, pero me parece demagogia pura afirmar que un radar está para recaudar dinero: más bien está para controlar que, en determinados tramos, se cumplan los límites de velocidad.

La realidad es que también opino que el problema de la seguridad vial no se resuelve a base de martillo y multa.

Vía | Motorpasión
Foto | Circula Seguro

Comentarios

Antonio Sanz -

Considero que las limitaciones tendrian que ser 130 a 140 en autovias y en autopistas 140 a 150 teniendo en cuento el mejor estado del firme y mayor ancho de vias.Tambien ahorrariamos combustible y se contaminaria menos.Tengamos en cuenta,que los vehiculos modernos los desarrollos son mas altos, que los del pasado y los dispositivos de seguridad que se incorporan son muy superiores.

Deja un comentario

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.