Viajar al extranjero en coche, o bien alquilar un coche en nuestro destino para conocer mejor el lugar y vivir una experiencia sin igual, pero también implica conocer la legislación de cada país en materia de tráfico, al menos lo suficiente como para no caer en multas tontas (a veces no son tan tontas) que, como sabes, llegarán a tu casa. Ya no vale aquéllo de que las multas en el extranjero se pierden entre la burocracia, ahora quien la hace, la paga.

En caso de viaje al extranjero hemos de tener en cuenta una serie de indicaciones que nos van a ayudar mucho a la hora de conducir, y no porque pensemos que las infracciones son inevitables, sino porque muchas veces son involuntarias, y por eso mismo hemos de circular con más alerta. Veamos cómo es esto en Europa.

Sustancias: alcohol, drogas…

Seamos sensatos: lo deseable sería que el alcohol y las drogas no las probásemos jamás antes de conducir. En caso de que sea “inevitable”, y pongo las comillas siendo consciente de que eso es algo totalmente evitable, hemos de conocer las tasas y la permisividad en Europa. Sobre todo hemos de saber que en ciertos países hay tolerancia cero al alcohol, como en República Checa, Eslovaquia, Hungría y Rumanía (tasa 0,0), mientras que en otros países solo aplica para conductores noveles (Austria, Croacia, Eslovenia e Italia). La tasa predominante es la de 0,5 g/l.

Las drogas no están permitidas en ningún país, e incluso los hay que tienen disponible una lista de sustancias prohibidas, que no necesariamente han de ser drogas (sí lo son, pero se entiende que no son drogas ilegales, sino medicamentos u otras sustancias que puedan afectar a las aptitudes psicofísicas del conductor).

La velocidad en Europa

Aquí llegamos a un punto escabroso, porque el tema del límite de velocidad admite debate a todas horas. Es cierto que en algunos puntos de Europa, y más concretamente en Alemania, existen tramos sin limitación de velocidad (tramos de las muy famosas Autobahn), pero no es cierto que sea algo generalizado, y tampoco es recomendable “ir a tope” siempre. Hemos de juzgar las condiciones del entorno y, de hecho, en los tramos sin limitación se recomienda circular a 130 km/h.

En otros países (6 en concreto) se limita a 120 km/h, mientras que en más del doble se legisla a 130 km/h. En Francia, sin ir más lejos, la cosa es complicada y queda en manos de la responsabilidad del conductor, al menos en parte: si hace sol, 130 km/h; si llueve, 110 km/h; si la visibilidad es menor de 50 metros, a 50 km/h. Si te echas las manos a la cabeza, no se te ocurra ir a Malta, que tiene un límite superior de 80 km /h. O a Letonia, con 90 km/h. Avisados estáis.

Bien protegidos

El casco en moto y ciclomotor, el cinturón de seguridad y los sistemas de retención infantiles son obligatorios en todos los países de Europa.

Las luces de cruce: para que te vean

En muchos países es obligatorio circular con las luces de cruce encendidas si no disponemos de luces de conducción diurna (en cuyo caso ya las llevaremos encendidas “por defecto”). Por ejemplo, todos los vehículos, día y noche y durante todo el año deben llevar luces encendidas en Austria, Chequia, Eslovaquia, Eslovenia, Finlandia, Hungría y Rumanía, Irlanda, Italia, Letonia, Lituania, Noruega, Polonia, Suecia y Suiza. En Bulgaria y Croacia solo durante los meses de invierno. Hay que decir que, aparte de la obligación, que es ineludible, en la mayoría de los casos es recomendable llevar este tipo de luces (las de conducción diurna o las de cruce encendidas) para mejorar en lo posible la visibilidad.

Deja un comentario

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.