¿Es posible imaginar un futuro no demasiado lejano donde los accidentes sean anécdotas de un pasado? Sí, y bajo este interrogante se esconde uno de los principales objetivos de la actual industria automovilística. Imaginar el factor cero accidentes ya es posible gracias a la tecnología y su cada vez más profunda aplicación y repercusión. La idea, cómo no, reducir a la mínima expresión el factor humano que sigue acumulando casi la totalidad de las causas detrás de un siniestro de cualquier tipo y condición.

La seguridad activa vive una edad de oro que ha sido posible gracias a los múltiples avances que se han realizado en sistemas de monitorización como sensores infrarrojos, ultrasonidos, cámaras de vídeo, radar… una vertiginosa evolución de sensores y actuadores que, a su vez, ha visto como la inteligencia artificial ha avanzado de forma paralela para poder permitir que la automatización de acciones y reacciones ajenas al conductor hagan posible disfrutar de sistemas de intervención completamente autónoma.

Tecnología y seguridad: mucho más que un argumento de ventas

La prueba más inmediata de la capacidad actual de la tecnología de seguridad activa la tenemos en los sistemas de frenada de emergencia automática, una solución que permite detectar una posible colisión o atropello efectuando una frenada automática de forma completamente independiente a las órdenes del conductor. A su vez, los sistemas precolisión basados en la monitorización que emplea la frenada automática, permiten que los ocupantes del vehículo sean alertados y preparados para afrontar una colisión con el mínimo riesgo posible.

Más allá de la innumerable cantidad de sensores que son capaces de efectuar alertas de un cambio involuntario de carril o de la existencia de un vehículo en el ángulo muerto, la verdadera protagonista de estas capacidades es la inteligencia artificial que actúa y reacciona ante la información recibida.

Puede sonar demasiado optimista hablar del fin de los accidentes ante un escenario como el actual, pero la idea es conseguir un objetivo tal con cada nuevo vehículo que abandone su cadena de fabricación. La capacidad tecnológica actual cumple sobradamente con los requisitos que demanda una idea como ésta, sólo que su preparación y evaluación para enfrentarse al mundo real es mucho más complejo que su diseño. Crear una inteligencia artificial capaz de enfrentarse al mundo real es el único y verdadero escollo actual para hablar de conducción autónoma sin errores humanos.

Más seguridad, menos intervención por parte del conductor

Como no podía ser de otra manera, la idea del vehículo autónomo es una de esas respuestas hacia el fin de los accidentes. La eliminación del factor humano sobre la conducción conseguiría recortar el número de accidentes a proporciones inimaginables a fecha de hoy, algo sólo posible con una auténtica revolución de automóviles, infraestructuras y conductores.

A cada nueva generación, los vehículos ofrecen una mayor capacidad para monitorizar su entorno y actuar en consecuencia. Evolución tras evolución, las tecnologías requieren de menor implicación por parte del conductor para actuar en pos de la máxima seguridad de ocupantes y peatones. Aún siendo mucho el camino que queda por recorrer, poder reconocer que es posible un futuro sin accidentes es un hito de increíble calado. No será hoy, ni mucho menos mañana, pero la idea ya no es catalogada como ciencia-ficción.

Comentarios

Automóviles Uceda -

Nosotros también esperamos que la seguridad activa ponga fin a los accidentes de tráfico y que la concienciación de una conducción responsable complemente a los sistemas tecnológicos de seguridad en el automóvil.

Deja un comentario

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.