No es necesario pasarse la mayor parte del día rastreando información en internet para darse cuenta de que hay dos cosas por las que la población moderna aplaude fuerte y alto: lo weareable/portátil y lo saludable. Luego está la fiebre desmedida por la estadística así que no es extraño el éxito en los productos que juntan las tres pasiones con cierta gracia. El último en su especie, según leo en Mashable, es SCiO. Hablamos de un sensor de bolsillo capaz de escanear una hamburguesa y decirte cuantas calorías tiene la barbaridad con la que estás a punto de romper tu dieta.

Consumer Physics Inc, la compañía israelí que desarrolla el ingenio, define su invento como el primer sensor molecular que cabe en la palma de una mano. Dicen que es óptico, que no daña la comida y que es capaz de reconocer la composición química de los alimentos y también de diversos tipos de materiales (madera, aceites, plásticos, o medicinas…)

¿Cómo funciona y para qué quiero un SCiO?

En realidad, el mérito de Consumer Physics en caso de que el invento prospere comercialmente, sería haber popularizado la tecnología de análisis por infrarrojos con la que vienen trabajando desde hace décadas en los laboratorios. Básicamente, escanea las moléculas que componen la comida y las identifica según su comportamiento. Después manda toda la información a través de Bluetooth a una app nativa para dispositivos móviles.

Estas son algunas de las funciones que puede realizar el pequeño espectómetro:

  • Ofrece datos nutricionales de lo que te vas a comer. Muy útil para saber exactamente el grado de madurez exacto de una berenjena, una manzana o un aguacate antes de comprarlo.
  • Te puede decir la composición exacta del aceite con el que cocinas a diario
  • Sirve para medir la salud de las plantas que tanto trabajo te ha costado hacer germinar.
  • Del mismo modo, analiza el grado de humedad de esa tierra donde has pensado cultivar.
  • Analiza medicamentos


De este modo, no cuesta entender que SCiO podría ser un buen aliado para cocineros o agricultores así como para productores de queso, vino o de cualquier otro tipo de licor.

La compañía está trabajando en la fabricación de un prototipo viable (puedes ver como funciona en el vídeo) gracias al apoyo recibido a través del crowfunding en Kickstarter. Necesitaban 200.000 dólares y ya han recaudado dos millones y medio por lo que no es descabellado pensar que pronto podremos disfrutar del pequeño avance en las palmas de nuestras manos.

 

Deja un comentario

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.