Quieres hacer un viaje en coche y en realidad no necesitas una excusa, pero te gustaría hacer una especie de ruta temática, que un mismo motivo te hiciese escoger determinadas ciudades, ver en ellas cosas específicas, volver habiendo aprendido mucho. Te proponemos una idea de ruta temática. En 2015 se celebra el V Centenario del nacimiento de Santa Teresa de Jesús... ¿por qué no seguir sus pasos por las Castillas? El viaje puede ser una peregrinación religiosa, pero también una ruta cultural, histórica, arquitectónica y hasta gastronómica.

Puedes empezar la ruta en Burgos, sin perderte sus visitas clásicas: la Catedral y, si tienes tiempo, Atapuerca. Pero si te vas a tomar en serio lo de la ruta teresiana, debes visitar también el Convento carmelita de San José y Santa Ana, donde se realizó la última de las fundaciones de Teresa en 1582 (y tiene varias reliquias). En el hospital de la Concepción, destinado a la curación de enfermos pobres, vivió durante un mes ese año. Además, solía ir a misa en la iglesia de San Gil (s.XIII). Y en la plaza del Huerto del Rey vivió también una época.

Burgos

Foto: marcp_dmoz

Continúa hasta Palencia (cerca de una hora por la A-62). Teresa llegó aquí en 1580, entrando por las puertas del Mercado (estaban al principio de la calle Mayor) y creó una fundación. Al principio estuvo de forma provisional en una casa en la calle Colón, pero después se mudaron a la ermita de Nuestra Señora de la Calle. No te pierdas la Catedral de San Antolín (y su cripta del siglo VII), ni la fachada de la iglesia de San Bernardo, de estilo plateresco y Monumento Histórico Nacional. Y comprueba si, como dijo la propia Teresa, “los palentinos son gente de la mejor masa que yo he visto”.

Catedral de San Antolín

Catedral de San Antolín. Foto: Miguel Ángel García

Siguiente parada: Valladolid. Tras algo más de media hora por la E-80, llegarás a la ciudad en la que Teresa fundó el cuarto de sus conventos de carmelitas descalzas en 1568. La iglesia del convento se conserva todavía, llena de esculturas, y el claustro del convento tiene unas cuantas obras de arte. Y hay más: la celda en la que se alojó Teresa, el autógrafo de su Camino de Perfección, y la colección más numerosa de sus cartas autógrafas.

Convento de Santa Teresa

Convento de Santa Teresa. Foto: Iglesia en Valladolid

De Valladolid a Medina del Campo por la A-62 y luego la A-6, una de las paradas más importantes en esta ruta: Teresa estuvo trece veces en Medina del Campo, la primera de ellas para fundar el monasterio de San José (1567). No te pierdas la Plaza Mayor (primer antecedente en España de las plazas mayores porticadas), el convento de San Juan de la Cruz, el de San José y la capilla de San Juan de la Cruz. Con motivo del centenario la villa está haciendo muchas acciones, así que atento a la agenda. (¡Y no olvides el castillo!)

Exposición sobre Santa Teresa en Medina del Campo

Exposición sobre Santa Teresa en Medina del Campo. Foto: Iglesia Valladolid

Continuamos hasta Ávila por la N-403, sin duda la localidad más importante de toda la ruta. Aquí nació Teresa de Cepeda y Ahumada en 1515, y aquí pasó gran parte de su vida. Ávila era el centro base al que siempre volvía tras sus fundaciones y viajes, y su huella es notable: la iglesia y convento de Santa Teresa, levantada sobre su casa natal (con una gran cripta abovedada, museo teresiano); la iglesia de San Juan Bautista, donde fue bautizada; el mirador de los Cuatro Postes; el convento de Nuestra Señora de Gracia (donde estuvo interna de adolescente contra su voluntad); el monasterio de La Encarnación (donde vivió de 1535 a 1574), que ahora tiene un museo en su honor, etc. Hay además un centro llamado Ávila Mística, para entender mejor el fenómeno de la mística universal.

Plaza de Santa Teresa en Ávila

Plaza de Santa Teresa en Ávila. Foto: madrioso

En el siguiente paso cambiamos de Castilla, llegando hasta Toledo por la N-403 y la A-40. Aquí llegó Teresa en 1562 para ayudar  Doña Luisa de la Cerda, sumida en una gran depresión tras enviudar. Fue allí, durante el largo invierno, cuando empezó a escribir. Volvió a fundar un convento en 1569, que se puede visitar en la Plaza de Santa Teresa de Jesús, donde pasó mucho tiempo. En 1577, de hecho, se recluyó en él para escribir el Libro de la Vida e iniciar Las Moradas.

Toledo

Toledo. Foto: kurtxio

Por último, el viaje termina en la localidad de Malagón, en la provincia de Ciudad Real. Aquí realizó Teresa su tercera fundación, el Convento de San José, a instancias de su amiga Doña Luisa de la Cerda. Pero si visitas Malagón no olvides salir de la villa y perderte por la Reserva Natural de Las Navas de Malagón, con sus impresionantes lagunas de origen volcánico.

Malagón

Malagón. Foto: Ángel Rodríguez- Rey

¿Alguna vez has hecho una ruta de este tipo, siguiendo los pasos de algún personaje histórico? ¿Qué te parece esta?

Comentarios

JUAN VITA -

Me ha encantado, voy hacer esta ruta con mi mujer.

Tendría que haber más sugerencias de este tipo.

Muchas gracias

Deja un comentario

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.