Cerca de París en kilómetros, pero lejos en todo lo demás, Normandía es uno de esos secretos a voces de Francia. Una costa casi salvaje, llena de acantilados, playas y pueblos medievales, la línea noroeste francesa hará que sientas que todo lo que sabías del país vecino es mentira. Normandía es uno de los pocos lugares de Francia que en verano no están totalmente tomados por el turismo y en los que todavía podrás pasear por playas en las que sientas que estás solo.

Sí, cierto, el tiempo ayuda: Normandía no es la Costa Azul y es muy posible que te encuentres con cielos grises y lluvias de vez en cuando. Pero lo olvidarás todo cuando veas la famosa marea del Mont Saint-Michel, callejees por Rouen o entiendas por qué Monet se sentía tan inspirado. Esta es la ruta que proponemos:

Giverny

¿Es turístico? Sí. ¿Vale la pena? También. Si te suena el nombre de Giverny pero no sabes bien por qué, aquí va una pista: es donde está la casa del pintor Claude Monet y los famosos jardines que inspiraron muchos de sus cuadros. El resto del pueblo, eso sí, es también bonito y mucho más tranquilo. Si tienes tiempo, pasa aquí la noche y recorre el paseo a orillas del Sena.

Rouen

Es una parada imprescindible. Ciudad portuaria del Sena, sus siglos de historia son fáciles de ver en sus calles. Aquí Ricardo Corazón de León fue coronado duque de Normandía y por sus calles paseó (y fue juzgada y ejecutada) Juana de Arco —hay un museo en su honor—. La joya de la corona, sin duda, es su catedral gótica, cuyos orígenes se remontan al siglo IV y que durante unos años fue el edificio m-as alto del mundo

Honfleur

Continúa ya hasta la costa y, en vez de pasar por el popular Le Havre, dirígete al encantador Honfleur. Se trata de una villa portuaria situada estratégicamente en la entrada del Sena, llena de casitas altas que miran hacia el agua y los barquitos. Recorre sus barrios y descubre las diferencias entre ellos, curiosea en las numerosas tiendecitas y párate a admirar lo pintoresco de las casas.

Caen

Caen sirve sobre todo como recordatorio de lo que fue la Segunda Guerra Mundial: fue destruida casi por completo (un 80%) durante la Batalla de Normandía —está muy cerca de las playas del desembarco– y fue reconstruida en los años 50 y 60 con el estilo de la época. Pero todavía quedan cosas que ver: el castillo medieval, un par de abadías y, sobre todo, el museo y memorial de la guerra.

Bayeaux

A pocos kilómetros de Caen y ya enfilados hacia la península de Cotentin, donde están las playas del desembarco de Normandía, se encuentra Bayeux, una pequeña ciudad medieval que consiguió sobrevivir intacta a la Segunda Guerra Mundial. Esto significa que su casco histórico se mantiene tal cual y que la impresionante catedral gótica nunca sufrió ningún daño. Es imprescindible pasar a ver el tapiz de Bayeux, un lienzo bordado del siglo XI de casi 70 metros de largo.

Barfleur

Continúa subiendo por la península hacia Barfleur por la costa y para en las famosas playas de Omaha y Utah, las más importantes en el desembarco de Normandía. Una vez en Barfleur, clásico pueblo de pescadores, pasea por sus calles, visita la iglesia del siglo XVII y come mejillones. Acércate también hasta la punta de Barfleur y disfruta de las vistas desde el faro.

Mont Saint-Michel

Sin duda el lugar más conocido de la ruta y uno de los principales atractivos turísticos de Francia: un conjunto monástico construido en una pequeña colina en la costa. Llena siempre de vida (y turistas), sus callejuelas están llenas de tiendas que van ascendiendo hasta la abadía. Consulta las mareas antes de ir para evitar que tu coche se quede atrapado en el parking y para asegurarte de ver la famosa ola.

Foto: Hash Pay

Deja un comentario

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.