En pleno verano, es posible que optes por la costa, por tener siempre la playa cerca o por lo menos la posibilidad de sentir en la cara la refrescante brisa marina. No obstante, esta época es también perfecta para explorar en coche zonas que en invierno muchas veces están cerradas o son poco accesibles por culpa de la nieve. ¿Qué tal una ruta por la Alpujarra granadina, descubriendo uno a uno sus encantadores y altos pueblos? (Además, si de pronto tienes necesidad de playa, esta no queda demasiado lejos).

Órgiva

Tras entrar en la Alpujarra por Lanjarón, continuamos hasta Órgiva, capital y municipio más poblado de la comarca. Quizá por esto no tiene el encanto de los pueblos que veremos en el resto de la ruta, pero sigue valiendo al pena, aunque solo sea para ver de cerca las dos torres de la iglesia que coronan el pueblo. Dentro tiene el Cristo de la Expiración, obra de 1599.

Pampaneira

Nos metemos ya en la joya de la corona de la Alpujarra, la zona del barranco de Poqueira, con sus tres pueblos de postal escalonados. Pampaneira es el primero y posiblemente el más conocido y turístico, algo para lo que no faltan razones: callejuelas estrechas y empinadas, casas aterrazadas y blancas, vistas de vértigo. Con una población de poco más de 300 habitantes, dedicados casi en su mayoría al turismo, Pampaneira es un paisaje precioso de casitas en las que cuelgan las jarapas, tejidos de colores que son uno de los principales productos de los artesanos de la comarca.

Capileira

Seguimos ascendiendo hasta Capileira, otro de los pueblos del barranco de Poqueira. También con callejuelas estrechas y empinadas, lleno de flores y jarapas en las tiendas de artesanía, es el pueblo con mejores vistas de la Alpujarra: solo tenéis que ir hasta el Mirador del Perchel y, tras unos minutos de incredulidad, sacar la cámara e intentar captar lo que estáis viendo. La iglesia parroquial es de estilo mudéjar y bien vale una visita.

Bubión

Y, más arriba todavía, nos encontramos con el tercer pueblo del barranco, Bubión. Además de toda la arquitectura tradicional de las casas y las calles, lo más visitado en el pueblo es la Artesa de los Moros, una gran piedra vertical con un hueco tallado a mano de setenta centímetros de profundidad. ¿Para qué servía? No se sabe: quizá fuese una artesa para amasar el pan, quizá formase parte de un sistema de fundición de hierro, quizá… Visita también el castañar centenario y piérdete entre los árboles.

Trevélez

La ruta acaba en Trevélez, a 1476 metros de altitud. Está dividido en tres barrios (alto, medio y bajo), que van bajando hasta el río Trevélez. Una vez más, nos encontramos con la arquitectura clásica alpujarreña en sus casas y calles y con vistas increíbles. Es perfecto como base desde la que iniciar rutas de senderismo. Y no te vayas sin probar su producto estrella: el jamón.

Foto destacada: Diverbo Idiomas

Deja un comentario

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.