Tenemos a Francia ahí al lado y posiblemente la visitemos menos de lo que deberíamos. ¡Y tiene tanto que explorar! Están las clásicas rutas por la Provenza y la Costa Azul o las que descubren Bretaña y Normandía, pero muchas veces olvidamos que también muy cerca de la frontera con España tenemos una de las zonas más bonitas: la Aquitania. ¡Y no todo es el turismo de playa de Biarritz!

Para descubrir esta zona de Francia un poco más en profundidad proponemos una breve ruta desde Saint-Jean-de-Luz hasta Saint-Émilion, pasado Burdeos. Veremos pueblos de pescadores, playas impresionantes, pueblecitos pintorescos, ciudades señoriales, viñedos y ¡hasta un menhir!

Saint-Jean-de-Luz

Nada más cruzar la frontera desde Irún nos encontramos con Saint-Jean-de-Luz, un pintoresco pueblecillo entre el mar y la montaña en el que todavía se puede admirar su pasado glorioso: en el siglo XV fue una ciudad próspera gracias a la pesca y el lugar escogido en el siglo XVII por Luis XIV para casarse con María Teresa de Austria (puedes visitar su casa). Pasea por el puerto, admira la iglesia de San Juan Bautista y piérdete por su Jardín Botánico.

Biarritz

Foto: C D _FR

Foto: C D _FR

A pocos kilómetros por la A63 llegarás a Biarritz, conocida internacionalmente por sus playas y por ser un destino para surfistas de todo el mundo. La ciudad en sí es señorial, llena de casas burguesas y mansiones en las que veranea la creme de la creme. Es imprescindible visitar el Hôtel du Palais, residencia de verano de la emperatriz Eugenia de Montijo (mujer de Napoleón III) construida a finales del siglo XIX y el Casino Municipal, de 1929, puro art decó. Si tienes tiempo, haz el paseo hasta la Roca de la Virgen (el puente fue construido por Gustave Eiffel). Vete al faro, visita el mercado y callejea.

Bayona

Foto: Alejo

Foto: Alejo

Muy cerquita, por la D260, está Bayona, a orillas del río Nive. Una ciudad tranquila y de ambiente relajado con bonitas casas que mezclan lo mejor de los estilos vasco y francés, con contraventanas de madera de colores y bajos de soportales. La zona más bonita es la que se encuentra justo a la orilla del río, llena de bares y restaurantes que dan mucha vida. Hay mucho que ver: la Catedral de Santa María (construida entre el siglo XII y el XVII), el Château-Vieux (siglo XII), el ayuntamiento neoclásico (siglo XIX), el mercado, el Château-Neuf (siglo XV)…

Duna de Pilat (vía Biscarrosse)

La siguiente parada es Duna de Pilat, pero estamos en uno de esos momentos en los que el viaje es igual o más importante que el destino: si te diriges a Duna de Pilat vía Biscarrosse atravesarás algunas de las carreteritas más bonitas del país. Lo que encontrarás al llegar tampoco te decepcionará: se trata de una enorme y espectacular duna a orillas de la cuenca de Arcachón. ¡Con entre 100 y 115 metros de alto, es la duna más alta de Europa! Si tienes tiempo, puedes dedicar uno o dos días a explorar la zona de Cap Ferret antes de dirigirte hacia el interior.

Burdeos

Foto: Tudre

Foto: Tudre

En Burdeos deberías intentar estar por lo menos un par de días, ¡hay tanto que ver y hacer! Su arquitectura te trasladará al siglo XVIII y te permitirá ver un par de monumentos declarados Patrimonio Mundial por la UNESCO: la Catedral y sus dos basílicas. Callejea por las plazas, admira el Gran Teatro y los palacios, recorre los Muelles, disfruta de las vistas desde Torre Pey-Berland… Y, por supuesto, visita bodegas y cata los vinos de la ciudad. No te decepcionarán.

Saint Émilion

Finalizamos el viaje en Saint Émilion, un bello pueblo medieval declarado patrimonio mundial por la UNESCO que hará las delicias de cualquier aficionado al vino. Aquí, además de subir y bajar muchas cuestas (el pueblo está situado en una colina a orillas del río), podrás viajar mucho al pasado: la ermita monolítica, excavada en roca en el nicho de una fuente y cuya construcción comenzó en el año 76 y continuó poco a poco a lo largo de los siglos; y el Menhir de Pierrefitte, construido hace unos 5.000 años.

Deja un comentario

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.