Una turbo rotonda es una rotonda con los carriles marcados y separados por líneas continuas, de modo que un conductor que las enfile por el carril correcto, no tendrá que preocuparse más que de su carril y tendrá el camino hacia su destino bien marcado, y lo que es más importante: más seguro.

Hay dos “turbo rotondas” desde 2009

El punto primero es que este tipo de intersección no es nada nuevo, es más, existe desde hace años en otros países, y concretamente en España, desde 2009. Es decir, hace ya casi la friolera de seis años que tenemos dos  “turbo rotondas” en España. Ahora proliferarán, pero la realidad es que allí están desde hace tiempo. Las rotondas de este estilo están muy indicadas para distribuidores de tráfico, y por contra, para otros usos están más que desaconsejadas.

En distribuidores de tráfico sirven para evitar conflictos entre carriles, ya que al estar perfectamente definidos y delimitados debemos asumirlos como un carril sin posibilidad de “escapatoria”. Precisamente por eso, las turbo rotondas deben estar perfectamente señalizadas y los conductores han de saber, a la perfección y de antemano, qué salida deben tomar. La imagen sobre este párrafo muestra una señal ante una turboglorieta, que como vemos nos pide elegir el carril de la derecha para dos destinos, y el de la izquierda si vas a alguno de los otros tres destinos. Y podemos ver cómo funcionan:

Este tipo de rotonda tiene, claro, desventajas, siendo la más importante que el ayuntamiento haya decidido construir una turbo rotonda donde no corresponde. Dicho esto, si no está correctamente señalizada, la rotonda será un caos. Si se señaliza bien y con antelación (se propone hacerlo a 400 metros de la turbo rotonda, y luego a 100 metros o a 40 metros), será algo fluido. Veamos otras desventajas que salen de la experiencia en los Países Bajos:

  • Si no se selecciona el carril de la derecha, es (casi) imposible volver a él dentro de la rotonda.
  • No es posible dar una vuelta completa a la rotonda (es decir, empezar una segunda vuelta, por ejemplo cuando nos equivocamos).
  • En algunos puntos no hay libertad de elección: conforme entramos tenemos una o dos posibles elecciones, a lo sumo.
  • Por su diseño compacto, es más difícil para los camiones circular por las turboglorietas.
  • Estas rotondas son peligrosas para los ciclistas.
  • Es muy difícil dar prioridad para los ciclistas, como sí se puede hacer fácilmente en las rotondas normales.
  • No es posible utilizar, en muchos casos, la rotonda para cambiar el sentido de la circulación.

 

En el Blog de Citroën | La DGT nos recuerda cómo es la circulación en rotondas

Deja un comentario

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.