Es posible que un conductor no reciba una multa, ni una notificación, ni tan siquiera sepa que ha cometido una infracción, pero la Administración siempre lo sabe. Cuando esto sucede, el importe final de la sanción se habrá multiplicado por el simple hecho de que, como conductores, no hayamos recibido la notificación correctamente, como dicta la ley. Es curioso que la propia Administración no sea más rigurosa con esto, pero puede pasar.

Para empezar, la Ley de Seguridad Vial exige que la sanción sea notificada en el acto al supuesto infractor. Decimos “supuesto” porque cada uno es libre de recurrir, o no, la sanción, pero lo que está claro es que los agentes deben notificar dicha infracción y su correspondiente sanción al momento. Eso no siempre es posible, y por eso existen unos supuestos en los cuales quedan eximidos de dicha notificación presencial, y en el momento.

Lejos de querer sugerir que los agentes actúen de mala fe, hay que comprender que no todos los casos en los que se tramita una sanción permiten a dichos agentes notificar al infractor. Esto es lo que dice la Ley de Seguridad Vial al respecto:

 Artículo 76 Notificación de la denuncia

1. Las denuncias se notificarán en el acto al denunciado.

2. No obstante, la notificación podrá efectuarse en un momento posterior siempre que se dé alguna de las siguientes circunstancias:

a) Que la denuncia se formule en circunstancias en que la detención del vehículo pueda originar un riesgo para la circulación. En este caso, el Agente deberá indicar los motivos concretos que la impiden.
b) Que la denuncia se formule estando el vehículo estacionado, cuando el conductor no esté presente.
c) Que la autoridad sancionadora haya tenido conocimiento de los hechos a través de medios de captación y reproducción de imágenes que permitan la identificación del vehículo.
d) Que el agente denunciante se encuentre realizando labores de vigilancia y control de tráfico y carezca de medios para proceder a la persecución del vehículo.

Tras estos supuestos en los que no se puede notificar la sanción en vivo y en directo, la Administración tratará de notificar al interesado por todos los medios a su alcance: a través de la Dirección Electrónica Vial, en el domicilio indicado, o en el domicilio que figura en los registros de la DGT. Con esta notificación en domicilio también entramos en una casuística determinada. Si el interesado no está en su domicilio, puede recoger la notificación cualquier persona de ese domicilio. “Puede” significa que no está obligado a hacerlo.

Si no es posible dar con el interesado, se volverá a intentar notificar en persona en el domicilio en los tres días siguientes, y si no fuese posible se da por terminado este intento. Como nadie se hace cargo de recoger la notificación, ésta pasará al TESTRA (Tablón Edictal de Sanciones de Tráfico):

es un tablón electrónico que le permite consultar las notificaciones a que de lugar el procedimiento sancionador como consecuencia de la comisión de infracciones a la normativa sobre tráfico, circulación de vehículos a motor y seguridad vial, y que no hayan podido practicarse en el domicilio del interesado, en la Dirección Electrónica Vial o en las equivalentes de las Comunidades Autónomas con competencias ejecutivas en materia de tráfico.

Y, ¿quién acude al TESTRA? ¿Quién lo hace de forma periódica por si acaso tiene una notificación pendiente? Me atrevería a decir que nadie lo hace. Una vez publicada la notificación en el TESTRA, hay 20 días naturales de plazo para cumplir con las obligaciones o se perderá el derecho a la bonificación por pronto pago y la posibilidad de recurrir. Si ni siquiera se hace caso en este momento a la notificación, la Administración seguirá con el proceso sancionador.

Como conclusiones, diremos que la Administración intentará un buen número de veces dar con nosotros para notificarnos la sanción. Es decir, no es muy cierto que intenten esquivar esa posibilidad porque ponen varios recursos en marcha para ello. Cierto es que el TESTRA no se publicita lo suficiente, pero no aceptar la notificación en casa, o tener los datos equivocados en los registros de la DGT tampoco es cosa suya, sino nuestra.

Foto | Fernando RAYO

Deja un comentario

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.