En este vídeo del programa de televisión británico Fifth Gear comprueban de primera mano qué sucede si por error se echa gasolina en un coche diésel y viceversa, si se reposta combustible diésel en un coche de gasolina. Este último caso es menos habitual en tanto la diferencia en el tamaño de la boquilla dificulta el error.

El asunto es que probablemente a muchos nos ha pasado esto alguna vez. Era un error relativamente habitual en la época en la que la gasolina sin plomo comenzó a reemplazar a la gasolina con plomo. Si por entonces habías cambiado recientemente de coche tenías que andar con pies de plomo al repostar.

Como sea, todavía hoy según el vídeo miles de conductores comenten ese error cada año; un error que, de nuevo según el vídeo, comenten más a menudo los hombres que las mujeres y los policías más que ningún otro colectivo. Un dato este último tan irrelevante como curioso.

El vídeo reproduce el método de error más habitual al equivocarse al repostar, que es poner unos pocos litros del combustible equivocado. Para reproducir el efecto Jon Bentley, el presentador, pone unos pocos litros, cuatro o cinco, del combustible que no es.

Pero lo que hace Bentley es que en lugar de inmovilizar el coche y llamar a la grúa —o sacar el combustible equivocado y llenar el depósito con el combustible adecuado— arranca el vehículo y se marcha. En ambos casos, tal y como se puede ver en el vídeo el vehículo es recuperable sin necesidad de que pase por el taller; el problema es que es «recuperable» en el muy corto plazo de lo que dura el vídeo.

El otro pero del vídeo es que el vehículo diésel no es un diésel moderno. Los motores diésel modernos deben muy en parte su gran eficiencia al uso de bombas que inyectan el combustible a muy alta presión, lo que a la vez los hace más sensibles a un error de repostaje. Como sea, en el vídeo se puede ver qué sucede si se pone el combustible que no es.

Deja un comentario

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.