La amaxofobia es el miedo patológico a conducir, un miedo irracional que tiene múltiples causas y que se puede tratar, pero no es fácil de eliminar por completo. Es una enfermedad que sufren casi un tercio de los conductores, las mujeres en una proporción más alta que los hombres (ya veremos por qué), y se puede confundir con una inseguridad que se quita con los kilómetros.

Esto significa que hay personas que achacan los nervios e inseguridades del conductor que acaba de recibir el carnet, y al que le da reparo meterse en una comarcal por donde frecuentan camiones, o al que un día de fuerte lluvia lo disuade de hacer ese trayecto por la autovía cuando aun no amaneció. No, la amaxofobia es algo que no se cura con el tiempo, sino que necesita atención.

Algunos síntomas de los más comunes en una persona con amaxofobia son: angustia y ansiedad, pesadillas antes y después de un viaje, nos vienen a la mente ideas negativas, irracionales e incluso podemos visualizar un accidente (accidente que pudimos haber sufrido y que puede ser causa del terror, o el accidente que creemos que podemos tener), manos sudorosas, temblores. Una persona con amaxofobia podría quedarse paralizada mientras conduce, o bien podría negarse a continuar o a iniciar un viaje.

Lo primero que hay que saber es que la amaxofobia tiene cura. Todo pasa por aprender a controlar el miedo, trabajándolo (con ayuda si la cosa es lo suficientemente grave), y estas son algunas pistas de por dónde podemos ir trabajando el problema, fase a fase, paso a paso:

  1. Identificar sobre el papel qué situaciones concretas del tráfico hacen saltar la alarma.
  2. Idear tranquilamente la respuesta adecuada para cada situación que nos genera tensión, o miedo.
  3. Interiorizar esas respuestas, estudiarlas en nuestra mente e incluso recitarlas en voz alta para que el mensaje cale más hondo.
  4. Volver a conducir acompañado de alguien que nos ayude a recordar las respuestas. Aquí es importante que exista confianza con el copiloto, y que no nos genere estrés adicional.
  5. siempre conducir adaptándose a las circunstancias que nos rodean, racionalizando esta tarea de forma que para cada estímulo desarrollemos una respuesta práctica, no que para cada posible estímulo reaccionemos emocionalmente.

Esta fobia puede aparecer por varias posibles causas: una “natural” de la propia persona, porque tienen miedo por la falta de control, son personas inseguras y que pueden sufrir estrés y depresión de forma habitual; por una mala experiencia anterior, normalmente por haber sufrido o haber presenciado un siniestro vial grave; puede ser porque la persona haya pasado tiempo sin conducir y tenga otras fobias que potencien el miedo a retomar el volante; puede suceder con la edad, asociada a la disminución de aptitudes psicofísicas.

Y como es lógico pensar, un amaxofóbico tiende a no conducir, y es un proceso que va en aumento. Cada vez tendrá más excusas para no coger el volante, y si por alguna razón se ve obligado a hacerlo, lo hará con verdadero miedo y ansiedad, con sudoración, con taquicardias o nerviosismo más que evidente. Lo mejor para estos casos es acudir a un especialista en fobias, que nos ayude a tratar nuestro caso.

Vía | Circula Seguro

Foto | Andrew Kudrin

Deja un comentario

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.