Al pensar en un viaje en coche, en el clásico road trip, las imágenes que se suelen venir a nuestra cabeza son casi siempre estivales, con las ventanillas bajadas y el sol iluminando la carretera o colándose entre los árboles. En invierno, parece querer decirnos la cultura popular, hacer un viaje en coche es peor idea: hace frío y las condiciones meteorológicas pueden hacer la conducción más difícil. No obstante, esto no tiene que ser siempre así.

Los road trips son también para el invierno y pueden ser igualmente agradables y memorables. Las ventanillas irán casi siempre cerradas y quizá tengas que llevar la calefacción encendida. Más allá de eso, las ventajas de los viajes en coche invernales son también unas cuantas:

1. Menos tráfico. Salir de vacaciones en verano, con todo el mundo, para hacer una de esas rutas clásicas por carreteras bonitas tiene un gran inconveniente: mucha gente suele haber tenido la misma idea y al final es posible que pases más tiempo en un atasco que disfrutando. Prueba a hacer ese viaje por zona de veraneo en invierno: el paisaje será igualmente bonito y la carretera tuya.

2. Si eliges la zona bien, las condiciones climáticas pueden ser mejores. Todos estamos de acuerdo en que conducir con lluvia o nieve no es lo ideal, pero eso solo elimina algunas zonas de nuestro campo de posibilidades. Hay lugares con inviernos secos en los que ver el paisaje desde el coche calentitos es siempre un placer. Al salir, no hay más que enfundarse en abrigos y bufandas para disfrutar del viaje. ¡Consulta el tiempo antes de salir!

3. Verás lo más auténtico del lugar que explores. Viajar en temporada baja ofrece en las regiones más turísticas una visión alternativa algo más real. Desaparecen los turistas y reaparecen los locales, las personas que viven en ese lugar todo el año y que tienen su vida y su día a día en ese lugar que para otros es solo un destino vacacional. Si buscas la “esencia” de los lugares a los que vas, la encontrarás en su temporada baja.

4. Ahorrarás dinero. Quizá no en combustible (al fin y al cabo, posiblemente lleves la calefacción puesta), pero sí en todo lo demás: alojamiento, comida, entradas a museos… La temporada baja ofrece, además de tranquilidad, precios notablemente inferiores a los que te encontrarás si viajas en temporada alta. Por supuesto, hay lugares en los que el invierno es la temporada alta, pero son los destinos de esquí y nieve que, si lo que quieres es viajar en coche, posiblemente intentes evitar.

5. Te cansarás menos. ¿Por qué? Muy sencillo: en invierno se hace de noche antes, por lo que posiblemente planees etapas más cortas para llegar al lugar en el que dormirás cuando todavía sea de día o no haga mucho que ha anochecido. Cenarás más temprano y te irás a dormir antes, despertándote mucho más fresco a la mañana siguiente para una nueva jornada de exploración.

Foto: Will Keightley

Deja un comentario

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.