Queridos lectores, cuando todavía no nos hemos recuperado de la emocionante noticia de la llegada del DS3 Cabrio a España, por aquí seguimos con nuestro Citroën DS4 HDI, por doble motivo:

–          Es primavera y la lluvia se resiste a abandonarnos así que, aunque condujéramos el DS3 Cabrio, todavía tendríamos que esperar para amortizar esa capota y disfrutarla como se merece.  También es cierto que, en caso de lluvia repentina se puede recoger y cerrar incluso a 120 km/h…  Bueno, el caso es que hace frío y no vamos a ser anti-ecológicos e ir “descapotados” con la calefacción a su capacidad máxima dañando la capa de ozono, costumbre afianzada entre algunos usuarios de este tipo de coches.

–          (Señalad con el dedo índice). Entre “de ése, tres” y “de ése, cuatro”, está clarísimo. Me quedo con esta última frase y me llevo una unidad más de lo que sea.

Aún así, lo reconozco, se me está viendo el plumero porque ardo en deseos de ser de las primeras en lucir ese DS3 pizpireta que se deja desnudar en parte. Que no se preocupe Citroën, que estará en buenas garras. Al fin y al cabo, para los que fuimos conductores de moto y nos abdujo un halo de presunta madurez, el descapotable es el único recurso que nos queda si queremos seguir sintiendo aire en movimiento golpeteando nuestro body.  Sacar el brazo por la ventanilla, aunque sea en una carretera desierta y con un “tres letras”, como que no es lo mismo.

La elegante perrita Lyra y yo –de gran parecido-, nos decantamos en este momento por el DS4. Foto de Tanya Lacey. Agradecimientos  a la bella Lyra.

En cualquier caso, el dilema no tiene mucha importancia ya que todo queda “en casa” y “la cosa” es que el coche sea de la línea DS, heredera del famoso y antiguo DS conocido como Tiburón que supuso un hito de vanguardia para la época. Por algo ha sido elegido recientemente uno de los diez iconos de la locomoción por Javier Álvarez de Motorpasión. ¿Los restantes compañeros de podio? El Bugatti Type 57SC Atlantic, el Chevrolet Corvette, el Mercedes-Benz 300 SL, el Jaguar E-Type, el Lamborghini Countach, el Audi Quattro, el Lancia Delta, el Porsche 959 y el McLaren F1.

Foto del artículo de Motorpasión

Los DS actuales también reciben sus galardones, no os creáis, y se hacen hueco en los rankings.  Hace pocas semanas, la Línea DS recibió el Gran Premio de Diseño por su estilo novedoso en la 27ª edición del Festival Internacional del Automóvil. Y es que el DS nunca ha dejado de estar en el candelabro que diría nuestra añoradísima Sofía Mazagatos que tanto alegraba el panorama patrio de celebrities.  Tenía imaginación, era guapa y aportaba su granito de arena para ampliar las acepciones de nuestro vocabulario y dar su toque personal a las expresiones más afianzadas de nuestra lengua. ¡Sofía, te echamos de menos! ¡Vuelve!

No me digáis que no queda elegantón salir de un DS4. Los zapatos de Carolina Herrera, el abrigo, transformado en vestido de D-Due y los pendientes, diseño personal con alhajas de la India, también ayudan. Foto de Tanya Lacey.

Y no sé si Sofía vuelve pero nosotros sí volvemos a  nuestro DS4. Equipado hasta los dientes, lo sacamos a pasear una lluviosa tarde primaveral haciendo parada entre el Museo del Prado y el Hotel Ritz. Durante nuestro particular making of no pudimos evitar tener contacto (level 1) con miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. ¿Qué raro, verdad? Por suerte, todo quedó en “queremos un coche igual que el tuyo”. Si es que los DS DeSatan pasiones hasta en las más rectas y severas instituciones, algo inevitable que reporta ciertos beneficios y privilegios a quienes los llevan. Y esto me hace traer a colación un aviso-amenaza-noticia bomba de la DGT que ahora estrena el helicóptero Pegasus o mejor dicho el radar con tecnología militar que lleva incorporado este aparatejo volador. Su finalidad: pillar(nos) a los que superen(emos) los límites permitidos de  velocidad… y por supuesto, evitar con ello accidentes. Espero que tenga un poco de manga ancha y el artefacto en cuestión sea ligero de cascos porque como caigamos en sus redes todos los que vamos a más de 120 no va a dar abasto estas vacaciones. Mal asunto para nuestras cervicales –y puede ser que para nuestros bolsillos- que se resentirán de tanto mirar para arriba. Cierto es que con el techo panorámico del DS4, será un poquito más fácil detectar al pajarraco y con el techo del DS3 Cabrio ya ni os cuento. Otro buen motivo para lanzarse a su captura.

El alegre y primaveral colorido del Pegasus. El radar en tonos perla combina estupendamente con el amarillo y el azul. (Imagen tomada de RTVE)

Techo del DS4. La parte derecha “en condiciones normales” y la izquierda con el techo panorámico activado. Comparando ambas posiciones, ya veis  que se gana bastante en visibilidad.

Otro de los gracejos de este coche lo compone el dúo de las puertas de atrás. Sus empuñaduras están totalmente disimuladas y siguen la línea que dibuja la puerta. De hecho, según tus neuronas conecten de una forma u otra, se puede tardar más o menos tiempo en descubrir por donde se abre la puerta de marras. Omito lo que yo tardé porque a mí me la abrieron cortésmente la primera vez . ¡Un “trágame tierra” menos!

Fotos de Tanya Lacey.

Y después de nuestro meeting policial y fotográfico, nos introdujimos en el DS4 y programamos nuevo rumbo en el navegador.

Está clarísimo que necesito el descapotable ¡¡ya!! Con moño casi no quepo en los habitáculos.

¿El destino? Un rincón de Madrid que siempre es maravilloso pero que en esta época se transforma en espectacular: el Parque de La Quinta de los Molinos, un jardín Histórico Artístico y Bien de Interés Cultural que vienen a visitar japoneses pero que muchísimos madrileños ni siquiera conocen.  Situado entre los números 527 y 531 de la calle Alcalá  y justo frente a la productora donde se rueda el programa “El Hormiguero”, el momento ideal para disfrutarlo es a primeros de marzo cuando florecen sus almendros y se convierte en un pequeño Valle del Jerte.

Antes de bajar del coche para revolcarnos entres flores, activamos el freno de estacionamiento de nuestro DS4. Lo que toda la vida hemos llamado freno de mano pero que aquí se activa con un ligero toquecillo de las falanges, en su acepción de “dedos” y sin hacer ningún tipo de fuerza (nueva). Algo a lo que, reconozco, me costó un poco acostumbrarme ya que  me gusta tirar del freno de mano como si me fuera la vida en ello.

Mini freno de estacionamiento.

Volvimos a bajar con elegancia, previo cambio de nuestros zapatos por otros más acordes con el bucólico paisaje, para entrar en La Quinta de los Molinos, finca que además  ha sido noticia hace unos días. Su última propietaria, doña Tatiana Pérez de Guzmán el Bueno, condesa de Torre Arias y Seebacher, marquesa de Santa Marta y marquesa de la Torre de Esteban Hambrán (respiro),  falleció el pasado octubre sin descendencia. La propiedad ha sido heredada por el Ayuntamiento de Madrid y ahora sí se podrá visitar la totalidad del jardín que es equivalente en extensión a una sexta parte del Parque del Retiro.

Tres de las postales de este tesoro verde y florido.

Mi agradecimiento de carácter póstumo a la condesa que pactó con el Ayuntamiento de Madrid para que el jardín tuviera este destino de parque público abierto a los ciudadanos (de 6.30 a 22.00).

Y si esta dama tenía clase, también la tiene, en otro orden de cosas,  nuestro DS4 que, cuando regresamos después del paseo y pic-nic, se alegró mucho de vernos y para demostrarlo, nos guió con sus luces de acogida (¡qué nombre tan encantador!) que sólo se activan cuando él detecta que está lo suficientemente oscuro como para que su conductor y/o propietario necesite ayuda.

El DS4 se ilumina con cariño para que le veas bien.

Y terminamos esta oda a la primavera y al DS4, a la Quinta y al radar, con una noticia de última hora: La recién celebrada 6º Concentración Nacional de Clubs Citroën, ha superado record y ha reunido a más de 180 vehículos de estos apasionados del mundo Citroën.  Si tenéis un Citroën y sois “frikis” de la marca, apuntaos a estos eventos porque vais a disfrutar y mucho.

Culetes  DS concentrados. Schsssssss.

Ahora sí nos hemos quedado sin noticias frescas. Os deseamos bon voyage en vuestras vacaciones y feliz estancia en vuestros destinos y ¡por favor, que no llueva, al menos en Galicia! A los que tenéis la suerte de viajar en DS que lo disfrutéis y a los que no, que también os alegréis la vista desde fuera cuándo veáis pasar uno. Yo me dedicaré a cazar cuál helicóptero Pegasus a esos conductores privilegiados que integrarán mi particular y privada colección  “Ellos me ponen”.

Fernando, feliz con su DS3.

¡¡Muchos besos, muchas vacaciones y muchos kilómetros por recorrer!! Nos vemos a la vuelta.

Sylvie Tartán.

 

Comentarios

Ladymarcas -

Querida Sylvie que quieres que te diga… me encanta el modelo tiburón!!

Jorge M -

Interesante la entrada. Estaremos pendientes de los radares en estas vacaciones

Julio -

Qué recuerdos! Mi familia tuvo en los años sesenta un Tiburón.
Interesante y variado este blog. Saludos.

eva -

Los DS de citroen me parecen coquetos y elegantes…necesito un coche y me parecen una muy buena opcion …gracias por tenernos siempre tan bien informadas .

Yolanda -

Estupenda entrada, como siempre, sobre todo por descubrirnos La Quinta de Los Molinos. 😉

Kitty -

hola Sylvie!!! Te quedan bien todos los coches y el DS4 ideal. Espero que los radares no hayan pillado tu fabuloso coche. Buena semana

Sylvie Tartán -

Yo, los que he visto, estaban metidos dentro de un coche pero claro, el Pegasus en teoría ni lo ves. Y con los nubarrones que había, ¡menos! ¡Un beso y mil gracias, Jorge!

Sylvie Tartán -

¡Gracias, Yolanda! Es un parque poco conocido aún y maravilloso. Y con el metro al lado de la puerta. ¡Un beso!

Sylvie Tartán -

¡Creo que no lo han pillado! De todos modos, he sido buena. A ver si ahora por comentar aquí, me van a llamar a declarar, ¡ja, ja! ¡Un beso y mil gracias!

Deja un comentario

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.