Acaba noviembre, termina Movember y nos ha entrado la nostalgia tonta. Saudade de los pelos bajo la nariz. Y aunque no hay nada que temer principalmente porque se avecina el estreno de ‘Anchorman 2’ (gracias, sacrosanto Will Ferrel) y nada parece indicar que la fiebre por el hirsutismo facial vaya a remitir en los próximos años, nos apetece medir el impacto del bigote en la imaginería popular con un ‘top ten’ variadito de los que tanto les gustan a ustedes. Ahí va, nuestros 10 bigotes definitivos en la cultura popular para celebrar Movember y que los titanes detrás de la famosa organización puedan seguir triunfando y recaudando fondos para mejorar la salud del varón y luchar contra el cáncer de próstata.

1. Mario (y Luigi)

En lo que a pelo en la cara se refiere, del fontanero saltarín nos gustan todas las versiones. La primitiva sudando para esquivar los barriles que le azotaba Donkey Kong, la animalesca, la motorizada, el mostacho en tres dimensiones… Pero como lo que nos tira es la cultura de derribo nos quedamos con la versión televisiva. Cuando en ‘La 2’ escupían aquellas introducciones musicales a la animación a cargo de estos dos italianos falsos ignoraban estar plantando la semilla mostachera en nuestras tiernas mentes.

2. Lemmy Kilmister

Resulta complicado ir más fuerte y más macho que el cantante de Motörhead. “You know I’m born to lose, and gambling’s for fools, But that’s the way I like it baby, I don’t wanna live forever, And don’t forget the joker!” Rock enfermo y bigotes de herradura.

3. Magnum

Cuando Tom Sellleck era investigador privado y vivía en Hawái no necesitaba tirar de revolver para detenerte. Le bastaba con que la brisa moviera ligeramente su mostacho para aplicar la ley. Y así te ibas al calabozo, reconfortado, mientras aquellas camisas tropicales y el bigotazo imponente eclipsaban el sol en la isla.

4. Graeme Souness

El álbum de cromos mostachero del fútbol está lleno de ejemplos más dotados como el elegante conjunto capilar de Rivelino, más concienciados como el del dóctor Socrates e incluso más familiares como la frondosidad amable de Vicente del Bosque, pero nunca un bigote tan aguerrido. Cuando el mito escocés del Liverpool pegaba nadie se atrevía a rechistar. Basta mirarle a la cara para entenderlo.

5. Hulk Hogan

Tradición era despertarse todas las mañanas de los sábados y los domingos con la americanísima canción de Hulk Hogan. Real American, camisetas que se rompían como papel cebolla con rozar los pectorales y guantazos a mansalva. Pero el bigote oxigenado del Hulkster dio para mucho más: verle en Rocky III, en El Equipo A, en su millón de cameos demenciales en telefilmes de bajísima estofa es entender su grandeza.

5. Freddy Mercury

¿Y dices que Frank Sinatra era La Voz? Todo lo de Queen en lo musical es impagable y tres cuartos de lo mismo sucede en lo estético principalmente por el poder magnético de Freddy Mercury. Todo bien, ya decimos, pero su homenaje travestido a las historias mundanas con las que ‘Coronation Street’ lleva cincuenta años entreteniendo a los ingleses es para soltar la lagrimita.

6. Billy Childish

El cantante de los Headcoats es un hombre del renacimiento moderno. Con su bigote a cuestas, abundante en la onda cosaca, ha liderado más de una docena de bandas con el punk, el garage y el rock and roll como vínculo de unión; ha publicado unos cuarenta poemarios, pinta cuadros figurativos, dirige cortos, es editor, cuando no puede sacar un disco hace una maqueta, fundó el movimiento stuquista para apoyar su idea del arte… Su foto debería aparecer en las enciclopedias sobre la palabra prolífico.

7. Ron Burgundy

Will Ferrell nos enseñó a amar los telediarios. Aquí hay pana, loción magnética para caballeros, whisky sin hielo y hombre más hombre que la raza humana. La buena noticia en la primera parte era que él nos traía las noticias; lo mejor es que pronto llegará la segunda entrega. Scotch!

8. Ned Flanders

Compasivo, amigable, odioso. El vecino meapilas y republicano de Homer Simpson es una eminencia en cuanto a bigotes se refiere. ¿Como lo mantiene sano? Él mismo lo confiesa en un capítulo: “vida sana, masticar bien y mi dosis diaria de vitamina en la iglesia”

9. Walter White

Pues sí, ya hay nostalgia por el profesor metido a dealer de metanfetamina azul. El cancerígeno protagonista de Breking Bad, bigote pelirrojo al canto bajo el sombrero desconcertante, es icono del asunto desde el primer capítulo.

10. André Citroën

El fundador de Citroën en 1919 convirtió rápidamente el taller en la mayor empresa automovilística que producía vehículos en serie fuera de Estados Unidos. El primer coche hecho totalmente en acero, el primero con tracción delantera, los primeros discos de freno de Europa, toda una torre Torre Eiffel engalanada en exclusiva para promocionar sus automóviles… Un prohombre de la automoción había bajo este señorial bigote y no es el único en esta casa que luce el pelo con gracia. Prueba a tararear da, da, da…

 

Deja un comentario

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.