¿Qué tiene de especial un DS3 Utraprestige 155 cv THP, queridos míos? Lo vamos a descubrir enseguida pero os voy adelantando y aclarando que, en contra de lo que pudiera parecer por su nombre, no es un DS3 color ultra-petróleo con ambientador de un pegajoso aroma fueloil y que encima se resquebraja por la mitad. ¡Todo lo contrario! Un coche potente, duro y con un ambientador cuyo aroma se expande sutilmente por el habitáculo gracias a su sistema de ventilación, desprendiendo fragancias afrutadas, florales o especiadas. ¡Como nuestro perfume personal! Y, aunque se puede regular su intensidad, siempre es leve, etéreo e inspirador, así que, al entrar, ya nos predispone positivamente para pasar un día divertido y, lleno de sorpresas. ¿Os apuntáis?

Ese circulillo metálico que veis es el ambientador del DS3 Ultraprestige y ese caballo blanco no es el caballo número 156 ni tampoco es fruto de ningún alucinógeno, ¡lo juro!

Iniciamos pues nuestro viaje, sin LSD ni ninguna otra variante que afecte al sistema nervioso central, poniendo rumbo a La Barranca, en Navacerrada (Madrid).  Allí existe un coto de pesca y un hotelito la mar de monos, o mejor dicho, más que mar y monos, río y embalse habitados por otro tipo de animales. Y es curioso porque nuestro DS3 Ultraprestige con su color tan especial y casi indefinible –Hickory Brown- supo adaptarse al entorno camuflándose como un camaleón para no chirriar con el paraje natural.

Pescar es toda una religión en países como Reino Unido, Francia, Canadá y también en el nuestro para muchos. ¿Te puedes llevar tu DS3 sin espantar a truchas y salmones? Si es en este tono, definitivamente, ¡síiii!

De pino a pino y tiro porque me toca. Colorida cartelería de la zona y ¡mucho vértigo en la presa! Podéis asomaros a ella gracias a un puente que la atraviesa.

En esta parte de Madrid os vais a encontrar paisajes espectaculares, mucho verde, tranquilidad al menos entre semana, temperaturas frescas y rutas de senderismo. Yo, sinceramente, mejor que andando, prefiero ir sobre las ruedas con llantas grises y de 17 pulgadas de este pequeño gran coche.

Podréis alojaros y alejaros. Alojaros, en el Hotel La Barranca y alejaros del mundanal ruido de la ciudad. Un plan más que apetecible para una cura de desestrés. ¡De las de verdad! Nada de playa atiborrada de gente sudando, a 35º y haciendo la comida para tres niños, marido y suegra. Para demostraros que es una zona tranquila os diré que hay un psiquiátrico al lado. Pero no, ¡no os preocupéis! Está abandonado y precisamente fue allí donde se rodó la famosa película “La noche de Walpurgis”.  Aunque también es cierto, queridos lectores, que algunos montañeros han vivido fenómenos paranormales por estos andurriales. En fin, que si queréis descanso con una pizca de misterio, susto, naturaleza y pesca, éste es vuestro sitio.

Me costó aparcar, no os creáis, y lo hice fatal. ¿Sería éste uno de los fenómenos paranormales?

DS3, patos, pajarillos… y las ruinas del amenazador y amenabariano edificio Walpurgis.

Después de hacer repostaje en la terraza del hotel –los humanos, se entiende, porque el coche a pesar de su motor turbo consume una miseria de combustible-,  elegimos La Granja de San Ildefonso -Segovia- para hacerle sesión de fotos a nuestro prota principal. Por el camino nos vimos abocados a parar obligatoriamente en la famosa Fuente de los Geólogos, construida en 1932 en honor a los cuatro profesionales que a finales del siglo XVIII y principios del XIX hicieron los primeros estudios de este tipo por parajes serranos.

Justo enfrente de la fuente se puede aparcar sin ningún problema ni peligro.

Merece la pena parar y disfrutar con las vistas y el agua fresquita.

Con la bajada del puerto, los que os guste conducir vais a disfrutar de lo lindo porque os encontrareis con las Siete Revueltas, siete curvas que ni Beyoncé ni  Bellucci. Ideales para confirmar el agarre de los ruedones del DS3, su estabilidad y por supuesto, para las que habéis salido de cuentas, provocar el parto en un abrir y cerrar de ojos. Eso sí, acompañadas del presunto padre (mater semper certa est) por si ocurre cualquier emergencia. ¡No lo hagáis solas! Que os aseguro que esto funciona. Yo, de hecho, soy fruto de este tipo de sistemas de aceleración del parto y a bordo de un Citroën 2CV de los años 60. Eso sí, consultad antes de hacer nada con vuestro médico.

Además de curvas, peligro de bambis. Lo que se dice “un completo”, vamos.

Retomemos el tema. Un poco mareados, llegamos con nuestro súper DS3 Ultraprestige al Real Sitio. En este pueblo no tendréis problemas de aparcamiento al menos en el mes de junio –que es cuando  he ido yo-,  siempre que no contravengáis las normas como luego veremos. Ejem.

Antes de examinar al pequeño gran DS3 y para recuperarnos de esas cerradísimas curvas, decidimos darnos un homenaje culinario. Que fueran las tres de la tarde también fue  circunstancia que influyó en la decisión de llenar el buche. Para este cometido elegimos Casa Zaca, uno de los restaurantes más emblemáticos del lugar.  Aunque su nombre evoca el momento en el que te traen la cuenta, merece la pena ir a comer sus riquísimas albóndigas, su conejo a la cazuela con aroma de tomillo, sus deliciosas patatas fritas y como colofón unos exquisitos y muy recomendables bombones de elaboración casera.

Bendito “mono” estilizador de Max Azria y benditas sandalias ultra elevadoras Gucci. 2.55 de Chanel y mucha barriga que disimular.

De la experiencia ajena también se aprende. Jamás os atiborréis así si tenéis que conducir luego.

El coche a la izquierda de nuestro DS3 exigía fotografía en blanco y negro con guiño a película de Berlanga.

Casas de estilo austríaco, campanario con cigüeñas y un precioso parador. Todo, recordad, en La Granja de San Ildefonso (Segovia).

Como os decía La Granja es un marco estupendo para pasar un día encantador y hacerle fotos a nuestro coquetuelo DS3 Ultraprestige, aunque ello nos generó algún problemilla como os comentaba antes. Y es que si aparcáis en determinado lugar non grato, una voz en off,  cuál programa televisivo,  os reprenderá como me hizo a mi:  “A ver, la señora del coche color…” . La verdad es que La Voz no puedo atinar con el color pero la única señora que había a muchos metros a la redonda y con un coche era yo, así que no pude más que contestarle mirando al cielo y continuar la conversación que se convirtió en un brevísimo tira y afloja.  Ganó Gran Hermano por goleada y tuvimos que modificar nuestras coordenadas geográficas.

Una vez situados “legalmente” pudimos sumergirnos en los interiores del Ultraprestige. Aparte de sus especiales luces de ambiente, lo más característico es su tapicería de cuero en un chic degradé  para los asientos y en un blanco impoluto para el salpicadero.

¡Elegantón!

Este interior encajaba perfectamente por bello y original con la arquitectura de La Granja que también os va a sorprender por estar plagada de trampantojos simulando frontales de piedra en las fachadas de sus casas.  Esto le da al pueblo un aspecto curioso, de decorado de película y, por supuesto, un toque artístico muy particular.

Rodeada de trampantojos y aguantando el tipo en mi intento de digerir el Zaca Menú.Rodeada de trampantojos y aguantando el tipo en mi intento de digerir el Zaca Menú.

El techo del Ultraprestige con el logo DS y en tono distinto al resto de carrocería, las llantas grises de las que os hablaba y el doble tubo de escape.

Visita obligadísima es el Palacio Real de la Granja de San Ildefonso, aunque sea sólo a sus jardines de estilo francés, sus fuentes con agua que proviene de un gran depósito llamado El Mar y a su tranquila terracita “no atendemos en las mesas” y,  si me descuido, ni atendemos.

Una bonita postal de todo ello.

Todo tipo de fauna entre la que me incluyo. La única diferencia es que a mí las vacas me dan miedo y yo a ellas, creo que no.

Y terminamos nuestra excursión pero no terminamos con el DS3 155 THP Ultraprestige porque todavía nos queda por visitar otro lugar interesante en el que los caballos juegan un gran papel y no digo de qué tipo de caballos hablamos pero sí os digo que su función es correr y ganar. ¿Sabéis a qué sitio me refiero? Os he dado buenas pistas pero reconozco que hay varias posibilidades.

¡¡Muchos besos y muy felices vacaciones para los que ya las estéis disfrutando!!

Sylvie Tartán.

Comentarios

Alberto -

El DS3, pequeño por fuera y grande por dentro.
La ruta, muy refrescante: ideal para un día de junio.
Y la bloguera, genial, como siempre!

Vortex -

Al menos esta bloguera me ha otorgado un poco de fresco en estos días de calor intenso.
Enhorabuena por el artículo.

MO -

Hola Silvie, preciosa escapada por una colección de mis lugares favoritos… por los buenos recuerdos que me traen debido a las muchas veces que disfruté por allí con mis padres de pequeña. En cuanto a los bambis en las Siete Revueltas es ¡completamente cierto! la última vez que pasé por allí, bajando por ellas despacito porque era de noche, uno de ellos me dio una patada (¿o con los corzos también se dice coz?) en la puerta que ¡menos mal que era mi coche y no tu precioso Citroën DS3 Ultraprestige!

Kitty -

Me encanta la Granja, un sitio muy recomendable y si vas con el DS3 mas aun…

Sylvie Tartán -

¡Gracias a miles, Alberto! Sí, el cochecito se las trae. Es peleón, en el buen sentido, no en el enológico, ¡ja, ja! ¡Un beso!

Sylvie Tartán -

¡Muchas gracias! No me importaría volver a aquellos días frescos. Esto es horroroso. ¡Besitos, Vórtex!

Sylvie Tartán -

¿No me digas? ¡Qué espanto! Yo hace poco vi un vídeo de un “bambi” que se metía en un autobús el pobre, rompiendo el cristal. Realmente existen y sí, cruzan las carreteras.
¡Gracias y un besito, Mo!

Sylvie Tartán -

Mil gracias, Kitty. ¡Ayuda mucho ir en un buen coche! Sobre todo para las curvitas de marras. ¡Besos!

Deja un comentario

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.