Caballos, carreras… Podríamos estar hablando de nuestro querido –y guapo- piloto Sébastien Loeb y los caballos de su DS3 WRC pero no va a ser éste el tema protagonista,  aunque  sí que estamos obligados a hacernos eco de un reciente notición. Nuestro veloz muchachote tiene planes muy interesantes para el próximo año.  Un nuevo reto le espera en 2014 ya que correrá con Citroën por primera vez en el Campeonato Mundial de Turismos FIA WTCC, un campeonato internacional sobre circuito que marcará un antes y un después en la historia de Citroën Racing. ¡Le seguiremos y animaremos!

“Ellos me ponen” se declara fan incondicional de Sébastien y su look con sonrisa incluida.

Pero como todavía estamos en 2013 y, como os decía, no vamos a hablar de carreras de coches sino de carreras de caballos, dejamos a Sébastien –por ahora- y nos acercamos al  Hipódromo de la Zarzuela que lo tenemos más a mano, en este momento, ya que está situado en el Km 8 de la A6, mundialmente conocida como “carretera de La Coruña”. Hasta allí nos fuimos con 38º a la sombra y yo creo que 50º al sol, para asistir a la carrera más importante del año. Como siempre, el desplazamiento a bordo de un DS. En este caso, de nuestro DS3 Ultraprestige, del que hablábamos hace unos días y cuya tapicería en degradé nos sigue enamorando y causando desasosiego a partes iguales.

En una de las 1000 plazas de aparcamiento del Hipódromo. El coche quemaba por fuera, yo ardía por dentro. Mi vestido, de Max Azria y mi peque bolso –prohibida la palabra “mini” en este blog- de Chanel. El tocado, de confección propia y simple: diadema de Evita Peroni y flor de Etxart & Panno. Chicas, ¡así de fácil!

Se disputaba en el Hipódromo la 78ª edición del Gran Premio de Madrid, la prueba más prestigiosa del calendario hípico español que se celebra desde el año 1919 y que, en este caso, además, ponía fin a la temporada de primavera para dar paso a la de verano.  Para que os hagáis una idea, este Gran Premio es como la Liga de Campeones pero en el mundo ecuestre. Los mejores caballos corren aquí y sus jinetes entrenan muy duro para conseguir la victoria. Esta edición número 78 además será recordada para siempre por lo que luego os contaré.

A la entrada un descapotable clásico nos daba la bienvenida. Igual que el dinero llama al dinero, el caballo llama al caballo.

Pero no sólo de caballos vive el Hipódromo. Ese día también tenía lugar un Festival de Sombreros y si las chicas íbamos ataviadas con uno,  la entrada a las carreras era gratuita. Ni que decir tiene que nos acogimos a esta encantadora forma de pago que también es una estrategia estupenda para incentivar el uso de un complemento tan elegante como poco extendido en nuestro país. Si por cada chancla que vemos en zona urbana se viera un sombrero, las calles serían maravillosas y mucho más divertidas.

A la venta había tocados y sombreros de diferentes firmas: Charo Iglesias – Presidenta de la Asociación de Sombrereros de España con la que estuvimos hablando un buen rato-, Vintage Waves, Charo Agruña…

Principalmente al Hipódromo de la Zarzuela se viene a disfrutar con las carreras, a admirar la belleza de los caballos desde muy cerca, a ver gente,  a dejarse ver  y,  también, a apostar.  Un plan estupendo para los que tenéis niños ya que muchas familias al completo disfrutan al máximo de esta emoción efímera pero intensa.  Si os entusiasmais con  la Fórmula 1, los rallies y  demás, aquí estaréis igualmente encantados.  Son caballos, velocidad y competición.

Caballo ganador de una de las carreras.

Una niña con su tocadito examinando el boleto de apuestas de sus padres y yo al borde del “derretimiento”.

Lo bueno es que ahora y hasta el 14 de septiembre también podéis venir de jueves a sábado y a partir de las 20.30 que ya no aprieta el sol, a disfrutar de las carreras nocturnas, de los restaurantes –el restaurante Latapa Madrid tiene una estrella Michelín-  y de las fiestas temáticas que aquí se organizan.  Un plan genial para salir del ambiente caldeado de la gran ciudad y acercarse a las herraduras que no dejan de ser amuletos de buena suerte y prosperidad. Cuanto más cerca, mejor.

En la zona Vip, ambiente ad hoc. Logramos cazar al filósofo Fernando Savater entre los asistentes.

Y la verdad, aunque no entendáis de carreras ni de caballos, como era mi caso, acabaréis atrapados en el fervor turf. Al Hipódromo de la Zarzuela  hay que venir al menos una vez en la vida, tener la experiencia y sentir el espíritu de las carreras ecuestres. Y si encima tenéis buena suerte en el juego, todavía os podéis ir más contentos a casa. En mi caso era la segunda vez que iba y tampoco apostaba. ¿Conocéis el refrán  “Afortunado en el juego, desgraciado en amores”? Pues yo ni en el juego…

Este jovencísimo jockey sí que fue el afortunado ganador de una de las carreras del día.

En lo que sí soy afortunada es en experiencias. Esta es una de las imágenes que se veían desde la grada: una gran pantalla sigue la carrera con las Cuatro Torres de Madrid al fondo.

Como os comentaba al principio, el día no fue un día cualquiera porque fuimos testigos de lo que ya se considera un pequeño milagro. Entre los doce caballos participantes en la carrera  del Gran Premio de Madrid, estaba Achtung, un caballo de cinco años que no se encontraba precisamente entre los favoritos. Pocas horas antes de esa emblemática e importante carrera, su joven preparador, Roberto López, fallecía en un hospital a causa de una larga enfermedad. El milagro fue que Achtung, en contra de todo pronóstico, ganó la prueba remontando desde la última posición y llegando a superar a uno de los favoritos en los últimos cinco metros de la recta final.

Sirva esta mención como pequeño homenaje tanto a Roberto López, quien dirigió los entrenamientos hasta por teléfono cuándo ya no pudo acudir físicamente, como al resto de personas, que como él, no dejan de luchar hasta el final.

¡Achtung! Un día histórico y emocionante para el Hipódromo.

Y no os quiero poner tristes, ¡todo lo contrario! ¡¡Los milagros existen!! La vida no deja de ser una carrera hacia algún sitio y todos tenemos un “Achtung” con posibilidades de triunfo por el que luchar, aun en las peores circunstancias. ¡No lo olvidéis!

Y volviendo a las carreras y a nuestro querido Citroën tan vinculado a ellas, que sepáis que estamos de celebración. Ha nacido un nuevo concept car, el Citroën DS3 Cabrio Racing. Sí, habéis leído bien. Cabrio y Racing y será próximamente presentado en el Festival de Velocidad de Goodwood en Reino Unido, una cita anual y emblemática para los automóviles deportivos.  Ése será su debut; en el Salón de Fráncfort asistiremos a su puesta de largo.

Cada uno en su terreno. DS3 Cabrio Racing corriendo por el asfalto.

Caballos y sus jinetes en el Hipódromo de la Zarzuela corriendo por el césped.

Y a mí me toca despedir ya a mi querido DS3 Ultraprestige.  Y eso que me había encariñado con él. Hemos vivido muchas cosas juntos y la relación ha sido más que satisfactoria. Pero como yo pienso que no tiene por qué haber un solo amor en la vida –íbamos apañados si no-, me toca ahora liarme… la manta a la cabeza con otro, un DS3 Cabrio. ¿Qué terrible, verdad? ¡Qué sacrificios hay que hacer!  Y aunque a día de hoy sólo hay un DS3 Cabrio Racing, la próxima semana os aseguro que habrá dos. Ahí queda eso.

Nuestra despedida. Ésta fue su forma de darme un besote grande. ¡Casi me traga!

En cuanto a vosotros, nos volvemos a ver en nada y con la melena al viento.  En el próximo encuentro podréis degustar unos cuantos consejitos sobre cómo usar nuestro DS3 Cabrio y no morir (de calor) en el intento, en tono divertido pero también instructivo. ¡No os lo perdáis!

¡¡Besos y ventiladores!!

Sylvie Tartán.

Comentarios

Ladymarcas -

Ideal todo. Sí me apetece ver el descapotable que son los que me gustan

Kitty -

A mi los coches de color mate realmente no me gustan aunque se estan poniendo de moda. Muy fashion todo

Deja un comentario

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.