Queridos lectores, si el otro día os animaba desde este motorizado púlpito a introducir en vuestras vidas la filosofía cabrio a través, por supuesto, del Citroën DS3 ídem, hoy echaremos un ojo a  los consejillos para, no sólo no tener percances, sino disfrutar  al cien por cien de las maravillas de una capota de quita y pon, que son muchas. Sirva este texto de prospecto para la correcta administración de nuestras vitaminas de la felicidad en carretera. 

1. Condiciones ambientales idóneas.

Amigos, si veis a usuarios de descapotables con el coche descubierto, un sol abrasador y más de 30º, os lo aseguro, están sufriendo y de lo lindo. Fardar es lo que tiene, que a veces hace pupa. “He visto cosas que jamás creeríais” incluso a 40º en coches que ya de por sí llamaban la atención sin necesidad de despelote.

Por supuesto, si está nublado, la cosa cambia y las temperaturas aceptables para la salud humana sin resguardo sombrillero pueden ser superiores, pero si no, lo mejor es ir con capotita puesta y aire acondicionado, no nos engañemos.  Ya tendremos tiempo para presumir y disfrutar en otro momento.

29º suele ser mi límite para cerrar compuertas y blindar el coche contra los rayos del astro rey cuándo éstos no se ocultan tras las nubes.  Al atardecer y al amanecer suelen ser buenos momentos  para el cabrio-goce. Por la noche ya ni os cuento, hablando siempre de pleno verano,  mercurio dilatado y climas tan duros como el de Madrid. Siempre depende de donde viváis. Con temperaturas suaves y agradables más uso le daréis a vuestra capota móvil. En otoño y primavera es un auténtico placer respirar aire y sentir la brisa. Si está nublado y hay riesgo de lluvia, no problem! Podéis aventuraros a descubrir vuestro  DS3 Cabrio ya que, si llueve repentinamente, responde en unos segundos y cierra capota incluso a 90 km por hora con sólo darle a un botón .

El cielo de Madrid al anochecer y desde el DS3 Cabrio.

Aunque  tras esta breve disertación sobre la temperatura ideal  os puede parecer  que entonces no vais a amortizar vuestro DS3 Cabrio, os puedo decir que, ¡en absoluto! Es raro que alguien que pruebe un descapotable quiera volver a tener un coche normal.  Resumiendo, la adicción será el único efecto secundario negativo de haberos metido en todo esto.

2. Cuando paro en algún sitio y aparco mi coche, ¿tengo que capotarlo?

Ya sé que en las pelis vemos a los protagonistas dejar sus coches “al aire” y,  si me descuido, con las llaves puestas.  Recordad, son películas. Vosotros veréis. Tengo experiencias ajenas en las que, poniendo gasolina, les han limpiado el coche y se han llevado todo lo que por allí había. Cierto es que si dejáis las ventanillas subidas tienen que tener un gadgeto brazo para alcanzar a birlar objetos.  En fin, cosas  más raras hemos visto. Yo, de vosotros, cerraría en un plis y volvería a abrir en un plas que, para eso, está todo motorizado y centralizado en un solo botón como os decía. No cuesta nada y os podéis ir tranquilos a pagar el combustible e incluso a tomar un café.

La tentación vive arriba y también abajo. ¡No dejéis pertenencias al aire!

3. Estilismos capilares.

Chicas,  ¡confirmado! No hay problemas a bordo del DS3 Cabrio. Tal cual está diseñado no os despeinareis durante la conducción. Si bajáis ventanillas,  vais a bastante velocidad y además  hay viento,  entonces sí pero como en cualquier  tipo de coche.  Coleta, diadema, pañuelo estilo Grace Kelly o estilo reina de Inglaterra, eso a vuestro gusto, servirán como estupendos accesorios cabrio.

Chicos, vosotros no tenéis problemas. Al menos la mayoría.  El problema lo tengo yo cuando os veo con visera y descapotable. Igual que las bicicletas son para el verano, las viseras son para la práctica de deportes y sólo de algunos. A mi parecer se pierde estilo salvo que te la pongas al revés y seas un rapero consagrado, pero bueno, cuestión de gustos. Al menos, evitad las de publicidad y si tanto os molesta el sol, pues subid la capota o mejor,  poneos un sombrerito masculino que os quedará muchísimo más elegante y pareceréis unos auténticos dandis.  Resultados comprobados en un 99% de las féminas consultadas.

Las películas antiguas pueden ser una buena inspiración. Citroën DS3, sombrerito de paja masculino, pañuelos de John Galliano y Hermès y gafas de Uterquë y Chanel.

4. ¿Fumar o no fumar? Esa es la cuestión.

No soy fumadora pero sí he sido marinera y ese espíritu y la sabiduría que te impronta nunca mueren. Y esto a qué viene, os preguntaréis. Pues a lo siguiente. Aparte de para dejar caer mi currículum aventurero,  para deciros que lo primero que aprendes navegando es que, cuerda, sólo existe la del reloj del capitán y,  lo segundo, es que jamás debes tirar nada hacia barlovento porque regresa a ti cual bumerán.  En vuestro DS3 Cabrio, más que el viento es la dirección y velocidad que lleva el coche lo que va a determinar que puedan revolotear ceniza y brasas en el aireado habitáculo.  Cierto, no he hecho la prueba empírica, pero sí que he visto quemar tapicerías a popa y proa, por este motivo. Pensáoslo antes, queridos fumadores, que sería una penita “estrenar” así el coche.

Imagen de base de Shakespeare tomada de http://www.toonpool.com.

5. Protección solar apropiada.

Aquí sí que hablo por propia experiencia. No sé si al salir de casa os echáis protección solar a cara y resto del cuerpo visible. Chicas, seguro que muchas sí, pero chicos ya es otro cantar. Yo me quemé la piel de los brazos una mañana de verano fresca pero con rayos UVA a tutiplén disfrutando del descapotable.  ¿Cómo prevenir estos pequeños desastres? Facilísimo. Llevando siempre en vuestro DS3 Cabrio, unas muestrecitas de protector solar. No cuesta nada y certifico que es absolutamente imprescindible para viajes y rutas mínimamente largas, en pieles blancas y café con leche.

6. Deposiciones avícolas.

No tengo esta experiencia a bordo de descapotable pero sí andando por la calle y, en contra de la creencia popular, no te toca la lotería después de recibir un excremento en vuestra superficie corpórea.  Sea gaviota, “gavilán o paloma” como decía la canción, sus cacotas son proporcionales a su tamaño y si tenéis la mala suerte de recibir un regalito de esta especie animal en pleno pilotaje, desde luego  es mala suerte. No perdáis la calma, no soltéis el volante y manteneos dignos,  estirados y como si nada hubiera ocurrido aunque el contacto epidérmico con el chorretón os desagrade, que lo hará. Parad en el primer lugar donde podáis hacerlo sin peligro y si es posible, llevad en el coche  unas toallitas húmedas para poder auto-socorreros porque aquí las llamadas de emergencia que se pueden hacer desde el DS3 creo que no van a ser aplicables.

Una gaviota coruñesa pasea ufana buscando su cuarto de baño humano.

7. Insultos e improperios varios.

Presupongo que si estáis leyendo esto sois educados y no perdéis esta condición por subiros a un coche. Pero en cualquier caso, ojo con lo que se dice a bordo de un DS3 Cabrio porque sí, se oirá en la calle. Así que dejad el listón alto y mantened el glamour y la clase que se presupone a los usuarios de este coche.  El DS3 Cabrio es sólo para gente encantadora, simpática, divertida y elegante en todos los  sentidos.  ¡Contribuyamos a hacer de este mundo, un mundo mejor! Cuando os hagan una pifia en carretera, responded con una sonrisa y luego ya os acordáis de su madre pero sólo con el pensamiento.  No queda nada, nada bien, soltar improperios desde un Citroën DS3 Cabrio y menos hacer algún gesto con los dedos de la mano  elevando ésta a través del hueco que deja la capota en su posición B).

Hay que mantener el estatus, chicos.

Si lleváis un coche tan lindo, hay que ir en consonancia.

Y seguramente se me quede algo en el tintero. Si es así, mis disculpas. Se aceptan  sugerencias y se permiten opiniones en contra.  Ahora sólo queda disfrutar del verano, de nuestro Citroën DS3 Cabrio y de toda la filosofía que lo envuelve.

En nuestro próximo encuentro, viajaremos a bordo del mismo coche a un pueblecito con encanto de la geografía nacional. ¡No os lo perdáis!

¡¡¡Muy felices vacaciones, queridos conductores!!!

 

Sylvie Tartán.

Comentarios

Julio Domínguez -

Magníficos consejos. Que sepa usted que cada vez que veo un DS me acuerdo de la señorita Tartán.

Deja un comentario

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.