Lo coches siempre han sido un poco «parcos en palabras»: los paneles informativos muestran una serie de iconos, avisos breves y directos y la información sobre diagnósticos remite siempre al famoso manual que nadie lee por grande y aburrido. Además de esto tradicionalmente se ha comportado como un ente aislado, que funciona de forma autónoma y desconectada del exterior. Pero con las tecnologías actuales todo esto está cambiando y todo se atisba que en los próximos años podremos disfrutar en nuestros bolsillos de información inteligente procedente de los coches y de su interactuación con el mundo que los rodea.

Uno de los proyectos para hacer realidad el concepto se llama Fuse; está actualmente en la fase de producción tras haber completado con éxito una ronda de financiación colectiva en Kickstarter, demostrando el interés de los clientes objetivos. La idea es conectar el coche al mundo exterior y usar el smartphone como «segunda pantalla» con mucha más información e inteligencia de la que hay en un coche convencional.

Aunque Citroën ya está ofreciendo en algunos modelos de su gama el sistema E-Touch que comparte algunas características: sirve para controlar desde el smartphone las emisiones de CO2 o como «libro de mantenimiento virtual»; también permite realizar llamadas de emergencia o asistencia en carretera y funciona tanto vía web como con una app para iPhone.

Volviendo a Fuse, el invento consiste básicamente en una pequeña cajita que se conecta en el OBD –el On-Board Diganostics o sistema estándar de diagnósticos que todo vehículo de consumo lleva incorporado desde hace una década más o menos– y desde donde puede recopilar información muy útil sobre lo que hace el coche: la velocidad, rendimiento del motor, avisos de mantenimiento… Además de esto cuenta con un GPS que calcula la posición sobre el mapa y una conexión telefónica móvil a través de la cual transmite los datos. Gracias a todo esto puede hacer cosas como sugerir rutas, mejorar la forma de conducción o calcular los gastos de un viaje – todo ello sin que el usuario tenga que preocuparse de hacer nada.

La clave del asunto es que Fuse recopila toda la información y la envía automáticamente a lo que se llama una «nube personal»: un archivo privado donde un software especializado analiza toda esa información. Toda esa información se puede consultar con una app desde el teléfono móvil y el hecho de que el coche cuente con su conexión independiente (y no se use la conexión del teléfono móvil) es un plus interesante para dotarlo de mayor independencia.


Las ideas alrededor de de Fuse incluyen los avisos de mantenimiento mecánico, localizar las gasolineras más baratas o a quién avisar para «compartir coche» en función de las rutas habituales que se realizan cada día – que el sistema va aprendiendo con el paso del tiempo. Sus creadores apuntan a que también puede servir para monitorizar a los más jóvenes cuando se les presta el coche –revisando la ruta que hacen en un mapa– y para los profesionales que deben anotar los kilómetros recorridos, los gastos de gasolina, tiempo entre trayectos y demás.

El precio al que se comercializará Fuse parece que estará alrededor de los 100 euros y algún tipo de pequeña cuota mensual. La primera versión será para el mercado norteamericano, pero en su página web ya anuncian la intención de llegar también a Europa. El sistema EOBD de los coches europeos es equivalente al americano y no debe ser difícil de adaptar. El uso de una tarjeta móvil SIM requerirá un acuerdo con alguna empresa de telecomunicaciones –en Estados Unidos es gratis porque una operadora patrocina esa función, así que no hay que pagar por esas transmisiones de datos– de modo que técnicamente no parece que vaya a haber impedimentos para que pueda llegar a un mercado más amplio todavía.

{Foto: Fuse}

Deja un comentario

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.