Todos sabemos que hablar por teléfono, aún con manos libres, mientras conducimos es una experiencia que entraña cierto peligro. De hecho, es recomendable que, si es necesario hablar, que sean conversaciones breves y concisas. Sin embargo, escuchar la radio no lo concebimos como una distracción, y también lo es.

Enviar o recibir (y leer ) SMS es una de las conductas más peligrosas que se pueden poner en práctica mientras conducimos, ya que el esfuerzo y la actividad cerebral necesaria para ello hace que nos distraigamos seguro de la carretera. Por eso, muchos fabricantes han integrado sistemas que permiten el control por voz de esos elementos, hasta el punto que nos pueden leer un correo electrónico. Pues bien, es mucho más peligroso dar órdenes por voz que hablar por el manos libres, según un estudio canadiense.

Las causas de distracción más frecuentes poco tienen que ver con el gesto en sí (coger el móvil, manipular la radio,…) y sí, y mucho, con la actividad cerebral que demanden esos gestos. No es lo mismo conversar que mantener una discusión; no es lo mismo cancelar una cita que tratar un tema candente del trabajo; no es lo mismo escuchar la radio que un email importante.

Según Peter Kissinger, de la AAA (Asociación Automovilista Americana):

El aumento del volumen de trabajo mental y las distracciones cognitivas pueden producir un tipo de visión de túnel o ceguera por falta de atención en el que los conductores no ven los peligros potenciales en frente de ellos

Este grupo ha pedido que las tecnologías de voz se limiten a manipular mandos genéricos como la temperatura del habitáculo, el volumen de la radio y poco más. Así se impedirá que los conductores tengan demasiadas distracciones al volante, algo que sabemos que está detrás de muchos accidentes de tráfico.

Así pues, si estos sistemas de voz son peligrosos, ¿qué sentido tiene que se incorporen en los coches? Creo que sigue siendo positivo que estas utilidades estén presentes, porque mientras se utilicen en un entorno seguro (antes de arrancar o mientras estamos parados en un atasco, por ejemplo), seguirán sirviendo para la comodidad del conductor.

La seguridad al volante es algo que está en continua evolución, y por mucho que la tecnología avance, su uso en conducción debe estar supeditado, siempre, a garantizar que el conductor no sufra distracciones que son potencialmente muy peligrosas.

Vía | Diario Vasco
Foto | passion:driving

Deja un comentario

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.