Los neumáticos tienen una serie de características que quedan bien especificadas en las inscripciones que tienen en los flancos, por ejemplo sus medidas (anchura en mm, relación entre altura y anchura, estructura, diámetro interior en pulgadas, índice de carga y límite de velocidad máxima.), la marca comercial, la fecha de fabricación, carga y presión de inflado máxima, etcétera. Por ejemplo, la diferencia entre estos tres neumáticos está en el código de velocidad: 195/55 R15 85 T (hasta 190 km/h), 195/55 R15 85 H (hasta 210 km/h) y 195/55 R15 85 V (hasta 240 km/h).

¿Cómo es posible que el neumático esté fabricado para aguantar velocidades de hasta 240 km/h si nosotros no podemos circular a más de 120 km/h de forma legal en España? Esto es por la homologación, y como es algo a nivel europeo, se tiene que contar con los diferentes límites de velocidad en cada país. De todos modos, un índice de velocidad V no significa que si no circulamos a 200 km/h lo estemos desaprovechando. El código (o índice, lo utilizamos indistintamente) de velocidad indica más cosas relacionadas con la fabricación del neumático, y por supuesto está muy relacionado con la velocidad máxima del coche en el que van montados.

Es decir, el código de velocidad está pensado para que iguale la máxima velocidad alcanzable por el coche, y de hecho se limita la máxima velocidad de algunos coches para que “entren” en los supuestos de un código de velocidad determinado. Por ponerlo más claro, un neumático con determinado código de velocidad no puede superar con seguridad la velocidad indicada. Los neumáticos no soportarían el estrés y las fuerzas, además de la carga.

El código de velocidad solo se aplica a neumáticos que no han sido dañados, alterados, inflados por debajo del requisito del fabricante o expuestos a sobrecargas. Además, los fabricantes mantienen que, después que un neumático ha sido cortado o pinchado, el mismo, no mantiene el código de velocidad original. Esto se debe a que los fabricantes no pueden controlar la calidad de reparación realizada (fuente)

Tabla de códigos de velocidad de los neumáticos (fuente)

Por tanto, más que pensar que el neumático con un índice de velocidad determinado está “desaprovechado” a velocidades legales, debemos pensar al revés: es el coche, y su máxima velocidad alcanzable, quien determina el neumático con código mínimo de velocidad. De hecho, no es posible por ley montar neumáticos con un código de velocidad menor del establecido. Ni pasa la ITV, ni es legal rodar con esos neumáticos.

El código de velocidad está muy relacionado con el índice de carga, aunque en realidad no son la misma cosa (obviamente). El índice de carga indica el peso máximo que puede soportar cada rueda, que si lo multiplicamos por dos, nos da el peso máximo sobre el eje del coche. No es posible tampoco montar neumáticos con un índice de carga inferior al recomendado. En estos parámetros, siempre se puede montar algo con valores mayores, nunca con números más bajos.

Por tanto, la conclusión es que los neumáticos tienen los valores que tienen por motivos de seguridad, y también porque están limitados por el coche específico que los monta. Si determinado modelo tiene, pongamos, 1.000 kilos sobre el eje delantero, los neumáticos deben tener un índice de carga tal que cada rueda soporte al menos 500 kilos. Y si el modelo en cuestión tiene 174 km/h de velocidad máxima, el índice de velocidad debe ser tal que permita rodar a una velocidad igual o superior con total seguridad (y por eso normalmente es el valor siguiente).

Deja un comentario

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.