Un estudio realizado por el Centre for Accident Research & Road Safety de Queensland, en Australia, concluye que las llamadas de teléfono que se realizan mientras se conduce usando los sistemas de manos libres también tienen implicaciones desfavorables en el tiempo de reacción y en la actuación de los conductores.

En España, como sucede en otros países europeos, está prohibido hacer uso del teléfono móvil mientras se conduce “excepto cuando el desarrollo de la comunicación tenga lugar sin emplear las manos ni usar cascos, auriculares o instrumentos similares” (Artículo 18 del Reglamento General de Circulación), por lo que en principio se permite emplear accesorios para atender o realizar llamadas mediante comandos de voz, los conocidos como sistemas manos libres.

Para realizar el estudio los investigadores pusieron a un grupo de voluntarios al volante de un simulador de conducción que, entre otros escenarios, incluía la presencia de peatones virtuales que entraban en un paso de peatones situado en el perímetro visual de los conductores. Los conductores que mantenían una conversación telefónica durante la prueba, con el teléfono en la mano o usando sistemas de manos libres, se mostraron un 40 por ciento más lentos para reaccionar ante esa situación que aquellos que no mantenían ninguna conversación por teléfono. Los resultados fueron todavía peores en el caso de los conductores noveles. Circulando a 40 km/h un vehículo recorrer más de 10 metros en ese tiempo de reacción extra que necesitaron quienes mantenían una conversación por teléfono, según el estudio, lo que es más de dos veces el ancho de muchos pasos de peatones.

El uso del teléfono móvil durante la conducción es una de las principales distracciones entre los conductores. De hecho, según un estudio de la campaña #StopChatear [PDF], millones de españoles admiten utilizar el teléfono móvil mientras conducen de un modo que les obliga a usar las manos y a apartar la vista de la carretera, tanto para realizar llamadas desde el teléfono de forma convencional o usando el altavoz del teléfono como para enviar mensajes de texto.

Los investigadores creen que cuando se mantiene una conversación por teléfono la información adicional que se procesa en el cerebro se maneja a costa de omitir parte de la información visual. «El resultado son conductores distraídos que están mirando pero que no están “viendo” todo lo que está sucediendo ante ellos. Mantener una conversación con otros pasajeros del vehículo es ligeramente diferente, porque el pasajero que está en el vehículo sí es consciente del entorno en el que se encuentra el conductor y tiende a dejar de hablar cuando percibe una situación de tráfico compleja.»

Fotografía: Dan Gold / Unsplash.

Deja un comentario

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.