Una de las situaciones que todos queremos evitar al coger el coche en invierno es encontrarnos conduciendo sobre una carretera con hielo; no solo es incómodo, sino que es peligrosísimo. Es también una pesadilla para los responsables de la vía, que hacen todo lo posible por eliminar el hielo a base de sal o ceniza. Muchas veces hay incluso que cerrar la carretera hasta que el hielo se derrita.

Si se piensa bien es en realidad hasta sorprendente que en pleno siglo XXI sigamos teniendo problemas de este tipo: tenemos impresoras 3D, pero todavía no sabemos evitar que una carretera se llene de hielo. ¡Y no será por gente investigando cómo lograrlo! El último proyecto del que hemos tenido noticia llega desde la Universidad Koç de Estambul, donde parece que van por el buen camino.

Lo que se preguntaron Seda Kizilel, líder del grupo de investigación, y sus colegas fue si podrían desarrollar un tipo de asfalto que evitara o por lo menos retrasara la formación de hielo en la carretera. La respuesta, al menos en las pruebas de laboratorio, parece ser que sí: lo han logrado mezclando el bitumen con otra mezcla a la que añadieron formiato de sal de potasio. Esta especie de asfalto salado resultante, averiguaron los investigadores, libera sal de forma constante durante meses, lo que retrasa la formación de hielo.

“Nos gustaría ver qué pasa en una situación en la vida real”, aseguró Kizilel en una entrevista citada por The Washington Post, advirtiendo que incluso desde el punto de vista científico hay todavía bastante que avanzar.

Lo que saben de momento es que en las pruebas el material estuvo liberando sal durante 67 días, algo que en las carreteras se podría traducir en una durabilidad de varios años. Aun así, este nuevo asfalto no evita por completo la formación de hielo, sino que simplemente la retrasa cerca de unos veinte minutos. Este tiempo es bastante significativo y podría resultar útil en “las primeras horas de una nevada o en una caída brusca de las temperaturas”.

Teniendo en cuenta que ciudades como Nueva York gastan más de 130 millones de dólares al año en limpiar las carreteras o que Boston gastó el año pasado 40 millones en la retirada de nieve, un asfalto como este podría ser bienvenido por todos. ¿Desaparecerá el hielo de las carreteras en el futuro? En unos años lo sabremos.

Foto de portada: Thomas Quine

Deja un comentario

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.