España es un país en donde tan solo nueve carreteras acumulan la mitad de los puntos negros que están identificados. Y siendo ese un dato objetivo, no parece que haya muchos recursos disponibles para hacerlos desaparecer más que poner señales (“Tramo de concentración de accidentes”), y redoblar los esfuerzos en detección de infracciones, como nuevos radares, helicópteros Pegasus y dispositivos especiales.

Más allá del titular, hay que saber que aproximadamente el 5% de los kilómetros de carreteras en España son peligrosos. Es decir, 1 de cada 20 km de la red de carreteras forma parte de un punto negro, algo que nos debería preocupar mucho, sobre todo teniendo en cuenta el elevado volumen de desplazamientos que se realizan en las épocas como la navideña, la campaña veraniega o la Semana Santa, así como los diversos puentes nacionales.

Cada año por estas fechas se publica el informe EuroRAP, que se dedica a analizar el estado de las carreteras en Europa. EuroRAP es una organización dedicada a promover las carreteras seguras, y como tal, detecta las peores carreteras como una manera eficaz de sacar a la luz estos datos, y por tanto tratar de conseguir mejoras en la seguridad de toda la red viaria española, en este caso, o europea en caso general.

Como inciso, la manera de medir la accidentalidad me parece muy acertada, pues no se basa en el número de ocupantes por vehículo, sino en el número absoluto de accidentes. Esto es así porque “el número de ocupantes de un vehículo accidentado depende del azar, por tanto se tienen en cuenta el número de accidentes y no el número de víctimas“. Tratándose de observar el estado de las carreteras y su influencia en los accidentes, es lo más acertado para no condicionar la observación.

IMD es la intensidad media diaria anual: número de vehículos que pasan por una sección durante un año, dividido por 365. Esta magnitud puede considerarse como la intensidad de tráfico que corresponde al día medio del año

Para situarnos, pues, hay que decir que en España se han analizado 1.374 tramos de la red vial española, que representan 24.647 Km. de la Red de Carreteras del Estado. Como dato, la red de carreteras tiene en total más de 165.000 km. En los tramos de la muestra transcurre más de la mitad del tráfico total de la red, el 52%, y por tanto se considera suficientemente representativa para emitir juicios.

El cuadro superior se refiere al reparto de tramos con diferente riesgo, y podemos ver cómo el 16% de los tramos estudiados tienen riesgo elevado o muy elevado. Eso sí, con los años la evolución es positiva, pues se ven reducidos los kilómetros con riesgo elevado o muy elevado, y aumentan los kilómetros con el riesgo más bajo. Esto contrasta, curiosamente, con la percepción de que el mantenimiento de las carreteras está dejado de lado por parte del Estado. Es curioso, cuando menos.

Entre 2010 y 2014 se han reducido los riesgos tanto en vías de alta capacidad como en carreteras convencionales, pero sin embargo, el riesgo de accidente con víctimas en carretera convencional casi es el cuádruple con respecto a las autovías y autopistas. Siguen siendo un objetivo claro en cuanto a seguridad vial, y deben estar en el punto de mira de las administraciones. Por comunidades, tenemos este reparto de porcentajes de kilómetros peligrosos:

En el informe, público para quien lo quiera consultar, se pueden ver el resto de datos y conclusiones, entre ellos los datos por provincias, e incluso los tramos concretos de nuestra red de carreteras que tienen el mayor índice de riesgo de accidente (el tramo de mayor riesgo de accidente mortal o grave se encuentra en la N-320 entre Guadalajara y Madrid).

No está de más recomendar que, si tenemos previsto un viaje que transcurra por alguno de estos tramos, debemos extremar las precauciones y actuar con sentido común. Y para no ser tan negativos, debemos recordar que la siniestralidad y los puntos negros van retrocediendo poco a poco en España, a pesar de que la intuición nos diga lo contrario.

Foto | Andrés Nieto Porras

Comentarios

abogados accidentes de tráfico -

En España tenemos carreteras realmente peligrosas aunque también es verdad que muchos accidentes se producen en zonas que aparentemente no tienen tanto riesgo pero en las que los conductores se distraen pensando que no hay peligro. Siempre se debe intentar respetar las normas para prevenir estos accidentes.

Deja un comentario

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.