Para muchas personas no hay ninguna duda: lo mejor de levantarse por la mañana es el café de su desayuno. Su aroma, ir poco a poco despertándonos, la maravillosa sensación de calentar las manos en la taza… y quien dice el café del desayuno, dice el café de media mañana o el de después de comer. ¿Hay algo que no arregle el café?

Si has leído ese primer párrafo asintiendo y te has ido a preparar uno, si eres además de las personas que se toman el tema muy en serio (nunca te verán en un Starbucks), esto te interesa. Hay ciudades en las que el café es tan importante que tus compañeros de viaje no te podrán mirar mal cuando propongas, otra vez, parar a tomar uno. Y siempre estarán buenos.

1. Helsinki (Finlandia)

Los finlandeses son los mayores consumidores de café del mundo (¡beben una media de cinco tazas al día!), por lo que tomarse un café en Helsinki es como convertirse en finlandés. Evidentemente, lo encontrarás estés donde estés: siempre verás una cafetería en la que ofrecen los mejores granos y en la que preparan cada taza con el mimo necesario.

2. Adís Abeba (Etiopía)

El café viene de Etiopía, lugar del que son originarias las dos principales plantas, Arabica y Robusta. Son el séptimo productor del mundo, por lo que hay cierta garantía de que si tomas un café allí, será bueno. En la capital, Adís Abeba, hay bastantes cafeterías. Lo imprescindible, no obstante, es que participes en la ceremonia etíope del café. Sin prisas, claro, puede durar unas horas.

3. Viena (Austria)

Si al pensar en café vienen a tu cabeza tazas grandes, espuma de leche, y cafeterías antiguas y lujosas en las que leer el periódico, Viena es el lugar al que debes ir. Es además la ciudad con mayor calidad de vida del mundo, algo que sin duda tiene que estar relacionado. ¡Los cafés clásicos vieneses han sido declarados Patrimonio por la UNESCO!

4. Melbourne (Australia)

Cuenta la leyenda que es “casi imposible” que te pongan un mal café en Melbourne, excusa perfecta para ir a probarlos todos y confirmar si es cierto. Por tener, tienen hasta los “Café culture walks”, paseos que te llevan a los puntos más importantes alrededor de la cultura del café en la ciudad: cafeterías y negocios diferentes y apasionados por la bebida y muchas oportunidades para catar distintos tipos (y también comer algo, claro).

5. Roma (Italia)

Antes de pedir un café en Italia, apréndete las normas: los capuccinos solo se piden antes de las 12 del mediodía, si lo haces por la tarde te mirarán mal y puede que ni te lo pongan. Y, de todas formas, la experiencia imprescindible es el espresso: un chupito de café bien negro, casi espeso, al que no debes añadir nada. Los romanos beben unos cinco espressos al día y, aunque se suele tomar rápido, la norma es pararse: ¡nada de café para llevar!

6. Seattle (Estados Unidos)

Es la ciudad en la que se bebe más café de Estados Unidos y uno de los centros hipsters del país, por lo que puedes imaginar que no se trata de ir al Starbucks: es también el lugar con más cafés independientes por persona de Norteamérica. Además, puedes tomarte un café también en lugares como el supermercado o la gasolinera. ¡Nunca tendrás mono!

7. Estambul (Turquía)

Los turcos son bastante responsables de que en toda Europa bebamos café como locos y, aunque en realidad ellos beben más té, tomarse un café turco en Estambul es una de esas cosas que hay que hacer una vez en la vida. Y al acabar, aprovecha la oportunidad de tener posos en la taza para que alguien te lea el futuro. ¡La experiencia completa!

8. Taipei (Taiwán)

El grano de café que nutre a las múltiples cafeterías de la ciudad es de calidad, y lo preparan siempre con calma para que el sabor sea perfecto. Este paraíso para cafeteros, no obstante, puede dejar de serlo en unos años: según varios informes, el número de granos importados de otros países crece a un ritmo del 7% anual. Cuando vayas, recorre muchas cafeterías: todas tienen su café especial, distinto y único.

Foto destacada: jen

Deja un comentario

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.