El coche eléctrico planea sobre el mercado del automóvil desde hace más de 100 años, pero parece que nunca termina de aterrizar. Muchos son los motivos por los que los motores de combustión han ganado la partida hasta ahora a la propulsión eléctrica, siempre relacionados con la autonomía, el coste o la infraestructura de recarga.

Tal vez menos conocidas o peor entendidas, son las ventajas que aporta un vehículo eléctrico. Casi todo el mundo se queda con la idea de que un coche eléctrico no emite gases contaminantes durante su uso, pensando que esa es tal vez la principal ventaja que ponen sobre la mesa este tipo de coches. Sus ventajas, como veremos, van mucho más allá de eso.

1 – Eficiencia

La eficiencia energética de un motor térmico difícilmente supera el 30%, mientras que la eficiencia de un motor eléctrico se acerca al 90%. Por razones termodinámicas que no se pueden resolver con tecnología, la mejora en el rendimiento que cabe esperar para gasolina y diésel jamás podrá igualar y ni siquiera acercarse al rendimiento de un motor eléctrico. Por término medio, un coche eléctrico utiliza tres veces menos energía que uno térmico equivalente para hacer el mismo trabajo.

2 – Limpieza

Un coche eléctrico no emite contaminantes durante su uso (humos) pero, además, al recargarse con electricidad proveniente de la red, cuenta con la posibilidad de que toda su energía pueda llegar a ser renovable. No es el caso del mix energético actual en ningún país del mundo, pero los coches eléctricos pueden conectarse a un aerogenerador o a un panel solar y circular toda su vida 100% con renovables.

3 – Fiabilidad y mantenimiento

Un motor eléctrico es mucho más fiable que uno térmico. La razón es que apenas genera calor durante su uso (no hay averías por cambios de temperatura), no tiene fluidos ni filtros ni partes oscilantes que generen vibraciones. Un motor eléctrico no debería tocarse nunca durante toda su vida útil para hacer ningún tipo de mantenimiento, por lo que permanecería “cerrado” desde la fabricación hasta su reciclaje. El remplazo de las baterías es sencillo (aunque caro) y no existe embrague, caja de cambios, sistema de refrigeración para el motor… Todo apunta a un mantenimiento menor y una fiabilidad superior.

4 – Rendimiento y confort

Todo el que prueba un eléctrico se sorprende de lo fácil y agradable que es conducirlo. No sólo es la ausencia de ruidos (confort) sino la entrega perfecta y lineal de potencia del motor, desde parado y hasta el régimen máximo sin cortes, sin marchas, sin altibajos, contamos con un empuje muy contundente y muy progresivo. Es más fácil y agradable conducir un coche eléctrico, en general y para un uso normal, que cualquier térmico equivalente.

5 – Espacio

Al eliminar el sistema de refrigeración, el sistema de escape, la caja de cambios, el embrague y eliminar también la necesidad de que el motor esté bajo el capó por motivos de refrigeración, en un coche eléctrico hay mucho más espacio y mucho más aprovechable que en un térmico. Con un fondo plano de baterías y un motor eléctrico mucho más pequeño que uno térmico de la misma potencia, todo el volumen del coche es volumen utilizable.

Estas son, en síntesis, las 5 ventajas principales de un coche eléctrico frente a otro tradicional. Sin embargo, no es oro todo lo que reluce y no son sólo ventajas las que nos encontramos al optar por la propulsión eléctrica. De hecho, los coches eléctricos siguen sin imponerse en el mercado.

Deja un comentario

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.