Conducir por el extranjero es a la vez excitante y estresante. Por un lado, nos sentimos emocionados y contentos ante la nueva situación (es, al fin y al cabo, lo que consiguen los viajes). Por otro, vamos algo más tensos por no conocer las carreteras, ni las costumbres de los conductores, algo que se soluciona yendo con más calma, parando más (porque nos cansaremos más al ir más atentos), y acostumbrándonos poco a poco a nuestro nuevo entorno.

Pero ¿pensamos alguna vez en las leyes de tráfico? Más allá de un vistazo general sobre las cosas que pueden ser distintas, para asegurarnos de que no vamos a cometer ninguna irregularidad, normalmente confiamos en que las normas de tráfico son similares entre países. Ya se sabe, un poco de sentido común y listo. No obstante, hay muchos detalles que cambian entre países y que nos dejarán con la boca abierta, aunque no nos debemos reír: en el extranjero suele llamar la atención lo de tener que levar un par de gafas extra en la guantera. ¿Qué leyes raras hay por el mundo adelante? Estas son algunas de las más curiosas:

  1. Conducir un coche sucio es motivo de multa (Rusia). La multa será más alta, de forma lógica, si la suciedad dificulta que se vea bien la matrícula. Pero vaya, que allí el clásico chiste de escribir “lávate, cerdo” en el coche es algo que no se ve mucho.
  2. Puedes beber alcohol y conducir (pero no emborracharte) (Costa Rica). ¿Que te pillan conduciendo cerveza en mano? No tienes por qué preocuparte: si la tasa de alcohol en sangre no supera el 0,75, estás a salvo. Claro que posiblemente no lo estés, así que mejor dedícate al agua.
  3. No vayas (sobrio) con un conductor borracho (Japón). Sí, el conductor borracho tendrá su castigo, pero no te creas que tú te vas a salvar. ¿Qué excusa tienes para subirte a un coche que conduce alguien que ha bebido? También tienes algo de responsabilidad y también te tocará pagar.
  4. No conduzcas con una venda sobre los ojos (Alabama, EEUU). Por si acaso se te ocurría. Claro que si la ley existe es porque alguna vez un conductor decidió probar suerte y, cuando lo pararon o se estrelló, soltó eso de “esto es un país libre, ninguna ley prohibe conducir con los ojos tapados”.
  5. No conduzcas los lunes si tu matrícula acaba en 1 o 2 (Filipinas). Parece algo arbitrario, pero es solo una forma de controlar el número de coches en carretera en un país con un gran problema de polución. En Denver, Estados Unidos, los coches negros no pueden circular los viernes.
  6. No te quedes sin gasolina en la autopista (Alemania). Si vas a lanzarte a descubrir la famosa Autobahn, asegúrate de hacerlo con el depósito lleno. Si te quedas sin combustible y tienes que parar, serás multado, ya que es ilegal parar de forma innecesaria en la Autobahn… y lo de no tener gasolina no es una razón válida.
  7. No lleves a un perro atado en la baca (Alaska, EEUU). ¿Se te había ocurrido que tu perro disfrutaría más del viaje en lo alto del coche que en el maletero? Lo sentimos, en Alaska no podrás hacerlo (y probablemente en el resto del mundo tampoco, aunque no haya ley explícita para el tema).
  8. Asegúrate de que no hay nadie bajo el coche antes de arrancar (Dinamarca). La clásica excusa de “no sabía que el mecánico estaba justo arreglándome el coche cuando arranqué” no te servirá en Dinamarca: allí la ley te obliga a mirar debajo del vehículo cada vez que vayas a iniciar la marcha.
  9. Lleva tu propio alcoholímetro (Francia). En Francia han hecho los cálculos y tanto “usar y tirar” no sale a cuenta. ¿No sería mejor y más ecológico que cada conductor llevase su alcoholímetro? Ya sabes, si te paran y te piden que soples, no te quedes esperando a que saquen el alcoholímetro. Esa parte es responsabilidad tuya.
  10. No limpies el coche con ropa interior usada (San Francisco, EEUU). Puntualicemos, en tu casa puedes hacer lo que quieras. Pero si estás en una gasolinera o en un lavado de coches y decides que lo único que tienes a mano para limpiar un poco tu vehículo es ropa interior usada, no lo hagas. Lo bueno es que no estás en Rusia, así que puedes continuar la marcha con el coche sucio un poco más.

Foto: Murat Livaneli

Deja un comentario

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.