“En un lugar de La Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme…”. Todos sabemos perfectamente qué historia nace con esa frase, uno de los comienzos más famosos (si no el más famoso) de la historia de la literatura y la obra clave de la literatura española: hablamos de “El ingenioso hidalgo Don Quijote de La Mancha”, la obra de Miguel de Cervantes que puso a La Mancha en el mapa y que este año celebra el IV Centenario de la publicación de su segunda parte.

¿Por qué no aprovechar la ocasión para recorrer los pasos que siguió el ingenioso caballero en su periplo y, ya de paso, conocer un poco mejor La Mancha? Esta es nuestra propuesta de ruta quijotesca en coche por algunas de las localidades más significativas que son mencionadas en la obra (basada en la oficial, impulsada por Patronato de Turismo de Castilla-La Mancha, que recorre 2.500 kilómetros y pasa por 148 municipios, pero mucho más breve):

– Toledo

El inicio de la ruta debe ser Toledo, declarada Patrimonio de la Humanidad, en la que debes pasar unas horas descubriendo la ciudad en la que vivió Cervantes y en la que asegura que encontró la Historia de don Quijote. Son imprescindibles el Alcázar, la Catedral Primada, el Monasterio de San Juan de los Reyes, la Mezquita del Cristo de la Luz y el Puente de San Martín. Para ver la ciudad desde lo más alto, sube hasta el mirador del Valle.

– Campo de Criptana (desde Toledo, por la CM-42)

Quizá la imagen que se nos viene a todos a la cabeza cuando pensamos en el Quijote: una explanada con molinos de viento que intentamos convertir en gigantes. Podremos ver los molinos en persona en Campo de Criptana, un pueblo situado al pie de un otero en cuya cima se alzan los molinos. El molino Burleta, en la Sierra de los Molinos, es uno de los más antiguos de España y conserva su maquinaria original (en funcionamiento tras una renovación). Es también, se dice, el molino contra el que luchó Don Quijote.

– El Toboso (por la TO-2999)

El Toboso

Foto: M.Peinado

De aquí era Dulcinea, el gran amor de Don Quijote, y lugar que por supuesto visitó. De hecho, desde el Ayuntamiento del pueblo siempre han sido conscientes de la importancia que tiene su aparición en la obra para el turismo, por lo que han creado una ruta quijotesca para seguir los pasos del ingenioso hidalgo y Sancho Panza por la localidad: la casa de Dulcinea (casa real de Ana de Zarco de Morales, de quien Cervantes estaba enamorado), la famosa iglesia de la frase “con la iglesia hemos topado” (aunque lo que dicen es “con la iglesia hemos dado”), etc. El pueblo está lleno de letreros con frases que hacen referencia al esos rincones en la obra.

– Argamasilla de Alba (por la CM-420 y la CM-42)

Argamasilla del Alba

Foto: M.Peinado

En esta pequeña localidad está la Casa de Medrano, en cuya cueva, todavía conservada, se supone que estuvo preso Cervantes y donde escribió el Quijote. Sea cierto o no, si preguntas en el pueblo verás que todo el mundo defiende que fue así, por lo que durante todo el año hay celebraciones literarias y culturales centradas en la figura del escritor. De hecho, la idea es que este es el lugar de La Mancha del que Cervantes no quería acordarse.

– Ossa de Montiel (por la CM-3115 y la N-430)

En este municipio transcurren varios capítulos de la segunda parte de la obra, y muchos de los lugares se citan de forma literal, por lo que ni siquiera hay que jugar a las adivinanzas. Es el caso de la Cueva de Montesinos, donde “Merlín tiene encantadas a más de 500 personas”, o la ermita cercana que solo puede ser la de San Pedro.

– Villanueva de los Infantes (por la CR-640 y la CM-3127)

En Villanueva de los Infantes te dirán que son ellos, que el lugar de La Mancha es este pueblo y no Argamasilla. Excusa suficiente para hacer una parada allí y recorrer su casco histórico, declarado Conjunto Histórico-Artístico en 2004. Lo que sí es seguro es que Cervantes paseó por sus calles (¡y Quevedo también!), y que su Plaza Mayor, el Hospital de Santiago, la Casa del Arco, o los yacimientos arqueológicos que hay en la zona, hacen que no sea necesario invocar a Don Quijote para lograr atraer a visitantes.

– Almagro (por la CM-41y y la N-430)

Almagro

Foto: shaorang

Previa parada en las Lagunas de Ruidera, continúa por la N-430 hacia el oeste hasta llegar a Almagro. Aquí es imprescindible visitar el Corral de Comedias, situado en la Plaza Mayor y Monumento Nacional desde 1955. Mantiene la estructura original de los Corrales de comedias del siglo XVII y es el único ejemplo de este tipo de teatros conservado íntegramente. Puedes verlo en uso durante el Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro, que se celebra durante el mes de julio.

 

Deja un comentario

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.