Lo de aprovechar todo el sol que recibe el asfalto de las carreteras es algo de lo que se habla desde hace mucho tiempo, pero hasta ahora ninguno de los múltiples proyectos había llegado a la fase en la que las cosas, por fin, se prueban. Solar Roadways, un proyecto que empezó a llamar la atención hace unos años cuando logró recaudar 2,25 millones de dólares con su campaña en Indiegogo, será una de las primeras en hacer que todas las ideas y prototipos se vuelvan realidad. Y no podían haber escogido un lugar más icónico: la Ruta 66.

Por supuesto, de momento la idea inicial no plantea convertir  toda la carretera en solar, sino iniciar una prueba en un tramo real cuya longitud no han aclarado todavía. Se sabe, eso sí, dónde empezará la instalación: será en Conway, una pequeña ciudad en el centro de Estados Unidos, y la energía solar recogida se utilizará para generar electricidad para el centro de bienvenida a visitantes de la Ruta 66 en la localidad, además de para financiar otros pilotos.

Desde sus comienzos, Solar Roadways contaron con múltiples críticos que alababan la idea pero indicaban que era poco viable. La razón principal, como siempre, es la económica, algo que tampoco parece claro que esté solucionado del todo en este primer tramo en la Ruta 66. Tom Blair, ingeniero del Departamento de Transportes de Missouri, indicó que el plan es “salir de forma pública y en Internet, pedir dinero para hacer que nuestro proyecto piloto de carretera solar sea todavía más grande y mejor”. Eso sí, es optimista y cree que los primeros resultados se verán pronto, con los primeros paneles colocados a finales de año.

¿Por qué lanzarse al vacío de probar una idea que podría salir cara (pavimentar así todas las carreteras de la región podría costar unos 56 billones de dólares)? Porque no todo serán gastos. “Las carreteras solares también pueden crear nuevas fuentes de ingresos”, aseguró Blair, explicando que “si su versión del futuro es realista”, las carreteras pueden acabar dando el suficiente dinero como para pagar por su instalación.

Desde Solar Roadways están de acuerdo. Aseguran que si su plan completo -asfaltar todo Estados Unidos así -se llevase a cabo, podrían ofrecer el triple de la demanda de electricidad del país. Además, los pequeños paneles hexagonales que forman sus carreteras no solo crean energía, sino que absorben el agua de la lluvia, pueden reemplazar los cables de electricidad, derretir la nieve y hasta iluminarse para dar avisos a los conductores.

De momento habrá que ver cómo les va en esta primera prueba real y si las carreteras solares cumplen de verdad todo lo que prometen.

Deja un comentario

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.