Lo decían los romanos y lo seguimos diciendo ahora de vez en cuando, unos cuantos siglos después: todos los caminos conducen a Roma. Pero ¿cómo de cierta es la afirmación? ¿cuáles son esos caminos, ahora carreteras, que llevan a la capital de Italia? Esta pregunta, que no atormenta por lo general al ciudadano medio, tiene desde hace poco respuesta de forma gráfica y bonita.

Los responsables son los diseñadores Philip Schmitt, Benedikt Groß y Raphael Reimann, que decidieron comprobar si en Europa el dicho era cierto. Para ello dividieron un mapa de Europa (muy grande) en 486.713 casillas y convirtieron cada casilla en un punto de partida desde el que dirigirse a la capital del antiguo Imperio Romano. Ya solo faltaba aplicar la magia de los algoritmos.

A través de una tecnología de creación de rutas llamada GraphHopper y los datos sobre carreteras de Open Street Map, crearon un algoritmo que averiguase la ruta más rápida entre cada uno de esos puntos y Roma. La ruta más rápida, como sabemos desde que los GPS han entrado en nuestras vidas, no es siempre la más corta o la más lógica.

Tras averiguar todos los caminos, el equipo de diseñadores combinó los datos para ver cuáles eran los segmentos de autopista con más tráfico, aquellos por los que pasan más rutas al dirigirse a Roma. Evidentemente, cuanto más se acercan a la ciudad, más se repiten las carreteras, algo que queda patente de forma visual en el mapa: las rutas más repetidas son las que aparecen con un trazo más grueso.

0-Roads-to-Rome-Photo-1024x684

El resultado fue tan bonito (las carreteras parecen ramas de árboles o venas y arterias) que decidieron extender el experimento a Estados Unidos. Al fin y al cabo, también allí hay localidades que se llaman Roma o Rome. En este caso, las rutas son desde cada uno de los puntos de partida hasta su Roma o Rome más cercana. Y, volviendo a Europa, hicieron lo mismo con todas las capitales.

us_romes_web@2x

Las infografías finales, además de bonitas, son muy ilustrativas sobre cómo están dispuestas las carreteras y autopistas en los distintos lugares del mundo. Y dejan claro, además, que en cierto modo, por lo menos en Europa, es cierto que todos los caminos conducen a Roma.

Deja un comentario

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.