La tecnología nos garantiza que la seguridad de nuestros automóviles ha mejorado considerablemente en los últimos años. Primero, evitando que suframos un accidente y segundo, en el caso de que este sea inevitable, minimizando las consecuencias. Pero por desgracia seguimos expuestos a la posibilidad de sufrir un accidente grave, una situación crítica en la que el rescate debe agilizarse y unos minutos pueden significar la diferencia entre la vida y la muerte. Según el RACE, el 6% de los accidentes con daños que se producen en Europa requieren la intervención de bomberos para liberar a los heridos.

La tecnología ha logrado que nuestros automóviles sean más seguros, pero también que el rescate y excarcelación de un herido sea más complejo. Antes de proceder al corte de la carrocería de un vehículo, los servicios de emergencia deben conocer la posición exacta del tanque de combustible, las cargas de los airbags, las baterías, la instalación eléctrica y los componentes de alta tensión. También es interesante saber en qué lugar se han utilizado aceros de alta resistencia, y por lo tanto no son tan fáciles de cortar utilizando las tenazas neumáticas.

Toda esta información aparece en las denominadas hojas de rescate, una ficha estandarizada y válida para toda Europa que está pensada para que los servicios de emergencia puedan saber en ese preciso instante el método oportuno para proceder al rescate de los accidentados.

El problema con el que se encuentran los servicios de rescate, generalmente los bomberos, radica en que el proceso para determinar la actuación en un rescate. Una excarcelación requiere identificar el modelo accidentado, encontrar la hoja de rescate oportuna y proceder a las labores típicas de un rescate: desconexión de las baterías y corte de la carrocería.

Por esa misma razón las organizaciones automovilistas recomiendan a los conductores conseguir la hoja de rescate de su automóvil, descargable desde la página web de su fabricante, imprimirla a color y colocarla en lugar visible, seguro y accesible para los servicios de emergencia. Por convenio se ha llegado a la conclusión de que la hoja de rescate debería llevarse doblada en tres partes y sujeta por la lengüeta del parasol del asiento del conductor.

También es necesario que en el parabrisas se coloque una pegatina que advierta a los bomberos de la existencia de una hoja de rescate a bordo. Generalmente se recomienda que su posición sea a la izquierda y por debajo del espejo del retrovisor, de forma que esta no obstruya el campo de visión del conductor. Al ver esta pegatina, los equipos de rescate accederán al habitáculo para extraer inmediatamente la hoja de rescate y saber como proceder.

Deja un comentario

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.