Michelin y Citroën han ido de la mano durante largos periodos de la historia de ambas compañías. No en vano, muchos de los modelos históricos de la marca del doble chevron fueron puestos en el mercado durante la presidencia de Pierre Michelin, hijo del inventor de Michelin que sustituyó a André Citroën al frente de la compañía cuando éste enfermó de cáncer. Entre 1935 y 1975, las carreteras vieron circular la versión comercial del Traction, el auge del 2CVo el legendario DS.

Es de recibo, pues, detenernos durante un instante en la historia del icono más famoso del fabricante de neumáticos francés,  Bibendum: el muñeco de Michelin.

Bibendum encontró bautismo por error. El muñeco, ideado por los hermanos Michelin en el siglo XIX  y dibujado por el francés O’Galop, apareció por primera vez representado junto al lema en latín ‘Nunc est bibendum’ (ahora es tiempo de beber) aludiendo al hecho de que era un neumático que ‘literalmente’ se bebía los obstáculos. La falta de conocimiento del latín de muchos de sus coetáneos redundó en que el característico muñeco se acabase conociendo como simplemente como Bidenbum.

Rollizo e inocente en sus comienzos, atlético y enérgico en la actualidad, el muñeco de Michelin ha pasado a la historia de la automoción como logotipo de una de sus empresas más reconocibles pero también al bestiario de la cultura popular como uno de los personajes más famosos de la publicidad.

Recordamos sus primeras apariciones en televisión a modo de homenaje al que, durante muchos años, también formó parte de la historia de Citroën.

Deja un comentario

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.