Si nos dicen que existió un Citroën de 700 CV de potencia, con once ruedas, que tenía dos depósitos de gasolina de 90 litros que duraban escasamente una hora y que podía alcanzar los 180 km/h, pensaríamos inmediatamente que se nos habla de una película o de algo imaginario. Pero la realidad es que existió, y todavía se conserva este monstruo del asfalto basado en el archiconocido Citroën DS. Se trata del Citroën DS PLR Michelin Mille Pattes, y nació en 1972 como vehículo de pruebas de neumático de camión de Michelin, que por entonces era dueña de Citroën.

Siendo Michelin líderes mundiales en neumático de camión, y sobre todo puntero en seguridad, decidieron crear un vehículo capaz de realizar estas pruebas con seguridad, de manera que si por alguna razón el neumático no resistía, o había algún problema, el vehículo de pruebas no viese comprometida su seguridad. Y en este párrafo está la pista del porqué de las once ruedas: la undécima era la rueda de camión a probar.

citroen-ds-mille-pattes-1

Partiendo de algunos paneles de carrocería y del habitáculo de un Citroën , los ingenieros se pusieron manos a la obra para conseguir un vehículo de pruebas que garantizase resultados y que pudiese circular a velocidad elevada sin el peligro de un reventón y la pérdida de control asociada. Las seis ruedas posteriores, más la de camión, que iría en la parte central del coche, eran motrices, mientras que las cuatro delanteras eran directrices.

A partir de ahí, había varios problemas que solucionar, y para ello no se reparó en nada más que en lo práctico: qué piezas, motores y soluciones técnicas llevarían a los ingenieros a construir el vehículo que necesitaban.

Para ello necesitaron:

  • Paneles de carrocería de un Citroën DS Safari, sí como partes del habitáculo.
  • Diez ruedas de la furgoneta Citroën H.
  • Partes y piezas de otros vehículos comerciales, para la carrocería.
  • Tres ejes sacados de un Peugeot 504 para la zona trasera.
  • Un soporte a medida donde montar la rueda de camión en la parte central trasera, con unos actuadores hidráulicos para regular la presión sobre el firme y realizar así diferentes pruebas.
  • Aunque los motores Citroën serían lo mejor, y precisamente el motor del DS era el más potente de la marca, harían falta unos cuantos bloques para mover como deseaban semejante tonelaje, así que antes de fabricar un motor ad hoc, tomaron “prestados” dos motores 5.7 small-block V8 de Chevrolet. Uno de ellos movía la rueda de camión, y el otro los tres ejes traseros.

Como veis, una auténtica joya de la ingeniería al servicio de la prueba de neumático de camión, y tomando como base uno de los iconos de la época, que no era otro que el DS. Aquí podemos ver un vídeo de este ingenio en movimiento.

Vía | Diariomotor

Deja un comentario

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.