¿Cómo hacer de las ciudades lugares más verdes, más respetuosos con el medio ambiente? Cada vez hay más iniciativas e investigaciones en marcha destinadas a encontrar soluciones, formas de acabar con la fama de grises y llenas de polución que tienen las ciudades. Un gran ejemplo es la calle Cermak, en el barrio Pilsen de Chicago, que ha sido denominada “la calle más verde de Estados Unidos”

¿Qué tiene de especial Cermak para ser tan verde? Varias cosas: paisaje natural, carril bici, farolas que usan energía eólica, un sistema de riego que aprovecha el agua de la lluvia, el uso de plantas nativas que son resistentes a la sequía y, sobre todo, un cemento especial en las aceras y carriles bici que se “come” la polución.

Se trata de un cemento fotocatalítico cuya característica especial es que tiene propiedades autolimpiantes y descontaminantes: oxidan y eliminan las sustancias orgánicas e inorgánicas contaminantes que se depositan sobre su superficie utilizando simplemente la luz y el oxígeno. ¡Como si fuese magia!

Este tramo de la calle Cermak fue abierto en 2012 y cuenta con una ventaja extra sobre el asfalto normal: no solo ayuda a parar las emisiones a la atmósfera, sino que además es más barato. Según el ayuntamiento de Chicago, su construcción cuesta un 21% menos y su mantenimiento es también más económico.

Cermak

Pero las aceras no solo se comen la contaminación gracias a su cemento sino que también son reflectoras solares, de forma que ayudan a la vez a reducir el efecto isla de calor (UHI) típico de las ciudades, responsable de las elevadas temperaturas en las áreas urbanas.

La calle está situada en un tramo industrial de Chicago que une la ciudad con las principales autopistas. La idea es estudiar también cómo afecta su presencia a distintos indicadores como la gestión del agua pluvial, reutilización de materiales o reducción de energía.

Si tiene éxito y no solo es sostenible medioambientalmente, sino que además es barato, será un gran paso en la carrera por buscar las ciudades más verdes. Quién sabe, quizá en no mucho tiempo que un cemento se coma la contaminación ya no nos parezca raro.

Deja un comentario

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.