En primavera se disparan los casos de alergias por “culpa” de la floración de muchas especies, y además de todos los síntomas y perjuicios que esto trae consigo para los que padecen algún tipo de alergia al polen, hemos de destacar el riesgo implícito en la conducción. Como sabemos, la conducción es una tarea compleja y que requiere de toda nuestra atención, concentración y estado de ánimo.

Existen muchos conductores con algún tipo de alergia. Es común que las más extendidas sean la alergia a las gramíneas, al polen y a los ácaros, y por eso esta época del año es tan incómoda para ellos. Si eres uno de los conductores con alergias, ya sabrás que los síntomas son poco menos que insoportables en algún caso, pero por lo general son muy incómodos e interfieren en la conducción normal, y también en nuestro día a día.

Entre los síntomas más habituales de las alergias de esta época del año, nos encontramos con:

  • Lagrimeo
  • Escozor de ojos
  • Picor de ojos
  • Ataques de estornudos
  • Picor de nariz
  • Goteo y congestión nasal
  • Tos
  • Irritación de garganta

Conducir con alguno de estos síntomas, o con varios, porque son concurrentes, empieza siendo incómodo y termina siendo un suplicio. Por no mencionar que la mayoría de estos síntomas distraen al conductor, que debe pestañear con frecuencia debido al picor, se suena la nariz cuando gotea, deja de atender a la carretera cuando estornuda… y estos estornudos pueden encadenarse, con el grave riesgo que eso conlleva.

Lo razonable es no conducir si podemos evitarlo, y sobre todo si nuestros síntomas son agresivos e intensos. Como es lógico, existen medidas para tratar la alergia, como los antihistamínicos, pero pueden producir somnolencia. Es recomendable consultar siempre con el médico sobre esta posibilidad, así como valorar la opción de los medicamentos que no provocan somnolencia:

hay que tener en cuenta los efectos secundarios de algunos medicamentos, como por ejemplo, analgésicos, antibióticos, anti-inflamatorios y antihistamínicos que pueden afectar seriamente nuestro comportamiento en la conducción. De ahí la importancia que tiene poner en conocimiento de nuestro médico nuestro estado de salud, consultar las contra indicaciones y leer bien el prospecto de los medicamentos antes de utilizar el coche para no poner en peligro nuestras vidas y la de los demás.

A la hora de conducir, si somos alérgicos, debemos seguir una serie de precauciones básicas:

  • Conducir con las ventanillas cerradas, previniendo así la entrada de alérgenos que nos pueden llevar a padecer los efectos de la alergia.
  • Mantener limpios los filtros de aire, y en perfecto estado de conservación.
  • La limpieza interior del coche es fundamental para prevenir las alergias, sobre todo si ésta es alergia a los ácaros. Además, al abrir y cerrar las puertas puede “colarse” polen o cualquier sustancia que nos haga reaccionar. Una limpieza a fondo es fundamental.
  • Evitar si es posible conducir a la salida y a la puesta de sol, cuando más polen se concentra en el ambiente, y cuando el sol nos hará más daño a la vista. Es conveniente circular con gafas de sol.
  • Evitar beber (cualquier líquido, pero sobre todo refrescos, y por supuesto alcohol) y fumar al volante porque se puede agravar así un potencial ataque de tos.

Con todo esto, no todos los casos de alergias tienen la misma gravedad. Depende mucho de cada persona y de su diagnóstico, así que el consejo principal, si tienes algún tipo de alergia, es que acudas a tu médico y le consultes todo lo relacionado con la medicación que tomas y sus efectos sobre la conducción, y otras tareas. Y si sufres un ataque intenso, lo primero que debes hacer es parar fuera de la calzada o en el arcén, y esperar a que el ataque remita.

Vía | MAPFRE Motor

Foto | Tina Franklin

Deja un comentario

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.