Esto es conducción eficiente llevada al extremo. El hypermiling es casi una religión en los EE.UU. y hay verdaderos especialistas en gastar un chupito de gasolina para recorrer distancias increíbles, y aunque su uso en la vida diaria no es fácil, seguro que podemos sacar alguna enseñanza. No es algo exclusivo de los EE.UU, sino que es algo “exportado” y por eso digo que podemos diferenciar entre conducción eficiente “mundana” y el hypermiling, que es el extremo.

Para un servidor, las técnicas de conducción eficiente son un reto y algo que procuro practicar siempre que conduzco, aunque de vez en cuando le de una pequeña alegría al motor subiendo algo más de lo normal las vueltas. Recurrir al hypermiling es algo que no entra en mis planes, más que nada porque planifico mis viajes tratando de obtener un compromiso óptimo entre consumo y tiempo (o velocidad media) empleado en el viaje.

¿Qué es más eficiente?

Es una pregunta trampa, y también muy general, pero qué os parece más eficiente: ahorrar el máximo de combustible sin pensar en el tiempo que tardaremos en recorrer una distancia; llegar cuanto antes a un destino; maximizar la velocidad media, pero minimizar el gasto de combustible. Igual que la pregunta es trampa, la respuesta tiene truco porque tal y como está hecha seguro que muchos os decantáis por la tercera opción.

Veamos primero qué técnicas podemos utilizar para mejorar nuestra conducción eficiente, sin pasarnos de la raya y caer en errores o riesgos para la seguridad vial. Recordad que ya hablamos de la teoría básica, esto es para nota (o para frikis):

  1. Reducir al mínimo posible la carga del vehículo: cuanto menos peso carguemos, mejor. Lo primer que sacaremos son todos esos bultos inútiles que mantenemos en el maletero y no sacamos por perezosos.
  2. Apagar el aire acondicionado: esto es matizable, porque antes va la salud y la capacidad de atención que el ahorrarnos 0,2 o 0,4 litros por hora de aire acondicionado.
  3. Poner más presión a los neumáticos: esto también es matizable, porque si bien con algo más de presión tendremos menos resistencia a la rodadura (y por tanto consumiremos unas décimas menos cada kilómetro), podemos comprometer la adherencia en ciertas condiciones.
  4. Reducir paulatinamente ante un cruce, semáforo o cualquier punto donde debamos detenernos, antes de frenar. Esto es perfecto, siempre que no entorpezcamos la circulación.
  5. Cambiar en el punto óptimo del cuentavueltas. No es necesario cambiar siempre a bajas revoluciones, sobre todo si estamos en una cuesta y nos quedamos en baja mientras apretamos a fondo el motor, que no reacciona. Es más eficiente situar el régimen en la región que más par nos de para cada situación. Esto es hilar muy, muy fino.
  6. Subir pendientes gradualmente, sin forzar, es un sabio consejo. Eso, a veces, implica que nos quedaremos sin fuerzas para mantener la velocidad a medida que subimos, pero se notará en el consumo de combustible. Sobre todo, jamás intentes hacer una recuperación de velocidad en plena subida.
  7. Mantener la velocidad constante, planificar la ruta y evitar en la medida de lo posible los desniveles es interesante, pero al menos lo de las cuestas no siempre se puede evitar.

La clave, la única clave para conseguir gastar menos es el sentido común. Y no se puede poner en práctica nada que vaya en contra del sentido común, como descender en punto muerto o ponerse a rebufo de un camión. Sin embargo, yo sigo diciendo que si gasto el mínimo de combustible en un trayecto de 200 km, pero tardo media hora más, igual no me es tan rentable una vez que calculo el precio de esa media hora perdida. ¿Habrá que incluir en nuestras cuentas esa media hora extra de horario laboral? en la mayoría de los casos, si.

Deja un comentario

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.