Queridos lectores,  el rojo siempre está de moda.  Rojo Valentino, rojo pasión, rojo Ferrari, ejem… Y por aquí andamos al rojo vivo con el último spot publicitario de la línea DS, en concreto del DS5 Híbrido Diésel. Citroën no podía haber hecho mejor casting escogiendo al escocés  Ewan McGregor –apellido evocador de falditas a cuadros con movimientos peligrosos- para el papel de Mats Andersen y a la actriz Vinessa Shaw en su papel de agente de la CIA, atractiva e implacable aunque se le escapa una sonrisa y lo comprendemos perfectamente. Vamos a visionar el anuncio en este enlace: “Detector de Mentiras” y así podremos compartir opiniones.

Ewan McGregor ha trabajado en Star Wars, Moulin Rouge, Lo Imposible (es no enamorarse perdidamente de él)…

La actriz Vinessa Shaw, a la que también podríamos llamar “Bellesa Shaw”, ha sido modelo para Calvin Klein y aparece también en un divertido anuncio de Levi’s. Más de uno se volvería delincuente sólo para ser interrogado por ella.

A mi esta pequeña pero sugerente historia que James Gray, su director,  ha logrado encajar  en 47 segundos, me ha recordado inmediata y gratamente a una escena mítica de una de mis películas favoritas, “Blade Runner” del director Ridley Scott, basada en la novela del maestro Philip K. Dick, “¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?”.  Película de culto adorada por muchos y denostada por algún que otro insensato (lo digo en broma, que esto va en gustos), incorpora en su metraje una escena similar aunque de desenlace totalmente distinto, afortunadamente para nuestra agente de la CIA. Los que habéis visto la película intuís cuál es y los que la idolatráis como yo, sabéis exactamente que me estoy refiriendo a la secuencia inicial del film: el  test Voight Kampff .

Fotograma de Blade Runner, año 1982.

Fotograma de Detector de Mentiras, año 2013. Sus protas, un poco más guapiños, todo hay que decirlo.

El test Voight Kampff tenía como finalidad detectar si el sujeto sometido a prueba era un replicante o un humano y en el caso del anuncio del DS5, sabemos que Ewan McGregor, o sea, Mats Andersen,  es humano –aunque nos gustaría poder comprobarlo personalmente con otro tipo de pruebas-, pero no sabemos si dice la verdad sobre quién es y especialmente, sobre lo que posee.  La tecnología utilizada en uno y otro caso es parecida (e ideal para utilizar con maridos que llegan tarde a casa), teniendo en cuenta que la peli de Ridley Scott era ciencia ficción y estaba ambientada en Los Ángeles, año 2019 y nuestro spot está ambientado en el año 2013. En ambos casos se trata de medir reacciones. En el primero, saber si esas reacciones eran humanas o no, y en el segundo, partiendo de la base de que son humanas, saber si responden a contar mentirijillas o por el contrario, son las propias de quien conserva la calma porque no miente.

En Blade Runner la máquina utilizada para el test Voight Kampff mide la variación de las funciones corporales tales como la respiración, el rubor, el ritmo cardíaco y el movimiento de los ojos en respuesta a una serie de preguntas.

En Detector de Mentiras el prota se ve sometido a un polígrafo que también registra las variaciones en la presión arterial, la respiración, el ritmo cardíaco… que se generan ante las preguntas. Nuestro chico parece que supera la prueba.

En Blade Runner el resultado es que efectivamente, Leon Kowalski –el interrogado- es un replicante. El test demuestra que no tiene la empatía propia de un ser humano. Y en Detector de Mentiras, (alias nuevo spot del DS5 Híbrido Diésel), nuestro protagonista Mats Andersen demuestra que no está mintiendo y que sí, los datos de su “impresionante DS5 blanco nacarado” son reales.  Por algo sale al final conduciéndolo victorioso.  Vamos, que la rubia le deja largarse aunque seguro que antes le ha pedido el teléfono ya que si es agente de la CIA, presuponemos que es lista. Además se deduce que antes de esta escena ha sido interrogado por ella y vete tú a saber lo que ha ocurrido ahí.

Esa sonrisilla final… ¿es por conducir el DS5, por haber pasado la prueba con éxito, por quedar con la Shaw o por las tres cosas?

En fin, si a mí me pusieran en semejante y equivalente tesitura, que Ewan me sometiera… al polígrafo, estoy segurísima de que por mucho que las características del DS5 fueran reales, que lo son aunque no lo parezcan (200 cv de potencia, tracción a las cuatro ruedas, emisión de 88 gramos de CO2 y sólo 3,4 litros cada 100 kilómetros), me ruborizaría hasta llegar al rojo tomate, sufriría taquicardia, temblores y tartamudeos al hablar. Las agujas del artilugio no tendrían papel suficiente para hacer sus trazados, no me dejarían salir de la sala de interrogatorios ni conducir mi “impresionante DS5” sino que me detendrían, me confiscarían el coche y, seguramente, no sería ni guapo el agente que me pondría las esposas. Un desastre, vamos.

En fin, fantasías aparte que hacen que esta sección esté al rojo vivo, cambiamos el matiz de la tonalidad bermellón por un rojo oriental.  Pero antes os quiero hacer una pregunta, ¿por qué los hombres no distinguís los tipos de colores? ¿Marrón chocolate, verde bosque, azul petróleo, blanco roto, amarillo yema de huevo…? ¡Si es súper fácil! ¡Nosotras lo vemos clarísimo!

Bueno, no quiero liaros. Que pasamos ahora del rojo vivo al rojo oriental.  ¿Por qué? Porque en la ciudad de Shanghái,  próximamente, será presentado en primicia mundial el Wild Rubis, el próximo concept car de la Línea DS, diseñado en Paris -lo cual ya le da una impronta de refinamiento- y que recupera el espíritu DS del año 1955 actualizado con la modernidad de la línea actual y un toque sauvage de color rojo rubí. Me apuesto lo que sea a que esta tonalidad de rojo, lectores masculinos, sí la vais a distinguir y apreciar. Disfrutad con su estética robusta pero elegante en este vídeo.

Por el día, espectaculares e impecables, concept car y chico. Sólo falta la pantera de Cartier merodeando por el palacete. (Apunte: mandar inmediatamente currículum a Citroën para formar parte del equipo que hace los castings).

Por la noche, cambia su tono rubí por una estela luminosa inconfundible. Y en cuanto al chico, por la noche… por ahora no os podemos decir nada. A ver qué pasa con ese currículum…

No podemos obviar que China, como súper potencia económica emergente y Japón como referente de la elegancia y la tradición vuelven a influir poderosamente en Occidente. Volvemos a sentir el abrazo de la estética oriental: Moda, gastronomía, decoración…  Asistimos al regreso de este maremágnum de tendencias que ahora sí que constituyen una seria amenaza  de absorción, masticado y deglución zen por parte de los países asiáticos.

Modelitos de la firma italiana de lujo Etro para esta primavera-verano de clara inspiración oriental.

Pero cuándo no puedes con el “enemigo”, lo mejor es unirse a él.  Así que, ya que no podemos ir a Shanghái a presenciar la mega presentación del Wild Rubis ni tampoco evitar esta pequeña gran invasión, lo ideal es que la corriente nos lleve y nos balancee el viento cual junco protagonizando un haiku.  Por eso lo ideal es irse de compras por La Milla de Oro madrileña, compartir con chinos y japoneses las tiendas de lujo  y sucumbir a algún capricho a pesar de tener que ver cómo ellos, no sólo sucumben, sino que se sumergen de lleno a golpe de Visa. ¿Sabéis que ahora son los turistas chinos los que más gastan a nivel mundial?

Para recobrar energías, compensar nuestros gastos y seguir rindiendo pleitesía al país del sol naciente y aledaños, está bien hacer parada en Kotobuki 85, restaurante sito en la calle Serrano, 85 y hermano pequeño de los prestigiosos Kabuki y Kabuki Wellington que fueron los primeros restaurantes japoneses laureados con estrellas Michelín en nuestro país.

¡Fallo! Debería haberme vestido de rojo. Zapatos y bolso de Jimmy Choo (firma londinense pero que debe su nombre a un artesano de zapatos de origen chino), blusa de Puri García y pantalones de See by Chloé.

¿Y qué tiene de especial Kotobuki 85? Pues que como nosotros todavía no tenemos ese potencial chino y como de ahorrar combustible ya se ocupa nuestro DS5 Híbrido & Diésel, en este restaurante vamos a encontrar un menú diario japonés a un precio excepcional, plan PIVE incluido y con todos los extras.  Madre mía lo que me está influyendo escribir aquí.

Gyozas (empanadillas) de pollo, Eby Futomaki y pollo braseado con lima. La tarta de queso, deliciosa.

Y ya que hablamos de ahorro, comentaros que para conducir el modelo de coche oficial de François Hollande, Presidente de la República Francesa, o sea, el DS5,  ahora tenéis que gastaros menos dinerín. ¡Estamos que lo tiramos! Más equipamiento de serie en el acabado más básico y precios más ajustados si cabe.  Si estabais pensando compraros un DS5 éste es el momento.  ¡Daos una alegría que la vida es corta! Yo seguiré dándome paseos por ahí y contándoos todo lo que mis ojos alcancen a ver e incluso lo que esté más allá.

DS5, chico guapo y piernas Sylvie con zapatos Miu Miu y medias Wolford.

¡Muchos besos y pocas emisiones de CO2! ¡Nos vemos en la próxima!

Sylvie Tartán.

Comentarios

Jorge M -

Me gusta este color para los coches. El spot bueno

Nauj Sozap-Ladiv -

Magnífica entrada querida Sylvie!! Me encanta el anuncio, la película, el coche, el restaurante, la chica… y no me gusta el chico de puritito milagro. Me he reido mucho leyéndolo, y he de decirte que cada vez escribes mejor. Es una pena que el Wild Rubis no se comercialice en Europa, tiene una línea preciosa, y te lo digo yo, que “he visto cosas que no creeríais…” Un beso muy fuerte enhorabuena de nuevo.

Kitty -

Estoy con Nauj de acuerdo en todo. Impresionante el Wild Rubis!!! Con este blog me gustan más los coches yo que soy ignorante en la materia nos acercas a ellos con glamour

Julio -

Las páginas de motor suelen ser aburridas, para los que tenemos el coche solo como instrumento necesario. Aquí disfruto y veo el lado femenino,siempre más distendido e interesante.

JoaquínDS -

Bueno, hasta donde yo sé, y espero no haberme enterado mal, el wild rubis sí que se va a comercializar en europa además de en china. Por supuesto no se va a llamar así (el DS3 se llamó DS Inside en su etapa de prototipo, el DS4 fué DS High Rider…), se llamara DS 6, o 7 o vete a saber.
Por cierto, una pena no haber tenido disponible un rojo para mi DS5. Le sentaría genial

Sylvie Tartán -

Sí, Jorge, estoy de acuerdo. El color es de lo más elegantón. Lo digo con conocimiento de causa. ¡Besos y mil gracias!

Sylvie Tartán -

¡Ja, ja, ja! Muchas gracias Nauj por toda la piropada hacia mi y hacia los personajes. ¡Qué bien! ¡Un besito y mil gracias!

Sylvie Tartán -

¡Joaquín, tienes suerte! Por tener un DS5 y yo tengo suerte por haberme sacado del aprieto con tu explicación. ¡Besos y mil gracias!

Sylvie Tartán -

¡Gracias, Kitty! Se hace lo que se puede y como decía un escritor, se puede lo que se hace. ¡Un beso y muchas gracias!

Sylvie Tartán -

Bueno, vemos otras cosas, no sólo una carrocería, un motor… una máquina. Yo veo el coche también como un accesorio más que dice mucho de quien lo lleva. Y no me refiero al presupuesto económico que necesitamos para comprarlo que a veces engaña mucho. ¡Un besito y gracias!

Deja un comentario

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.