La historia del automóvil puede enmarcarse dentro de otra mucho más amplia que incluye todos los medios de transporte mecánicos. La gente de The Atlantic ha creado una entretenida animación para mostrar esta cronología, en la que se pueden ver los avances más significativos desde que el hombre utilizó unos troncos para atravesar un río –sorprendentemente, antes que las ruedas– fabricando así la primera canoa, hasta nuestros días.

En el vídeo pueden verse cronológicamente todos estos, entre los que he marcado lo más interesantes (por el cambio que supusieron o su relación con el mundo del automóvil): canoa (8.000 a. C.), esquís, carro con ruedas (hacia el 3.500 a .C.), galeras, carros, juncos, carretillas (230 a. C.), barcos de velas (siglo XV), funicular, diligencia, globo aerostático, barco de vapor, locomotora de vapor, bicicleta sin pedales, dirigible, metro, biciclo, trolebús eléctrico, motocicleta, coche de gas (1886), planeador, camión diesel (1892), avión (1903), coche de carreras (1930), helicóptero, avión a reacción, todoterreno, hovercraft, batiscafo, cohete (1961), todoterreno anfibio, mochila propulsora, tren de levitación magnética, Segway, coche autónomo (2009) y coche de hidrógeno.

En el terreno automovilístico, que es lo que nos ocupa, es bien sabido que la rueda como innovación básica fue utilizada antes para otros usos (como la rueda de alfarería) y se calcula que apareció hacia el 3.500 a. C. Luego se utilizó en diversos tipos de carretillas y carruajes con animales hasta que a finales del XIX hizo su aparición el automóvil.

Debido a lo complicado que es realizar esta datación de los primeros inventos de hace siglos –donde compiten ideas, prototipos y versiones industriales– es difícil marcar de forma exacta los años clave. Se sabe que en 1885 surgieron los primeros modelos de automóviles con combustión interna y en 1886 los propulsados por gas. Pero un siglo antes (1769) ya había automóviles de vapor y en 1838 modelos eléctricos.

De todas estas historias una de las más interesantes es probablemente la del coche eléctrico, que aunque ahora nos parece «un invento moderno» ya a finales del siglo XIX tenía la mayor parte del mercado y los récords de velocidad y distancia recorrida. Tan solo a partir de 1920 y debido a que el coste del petróleo era ridículo y los problemas de la contaminación generada «irrelevantes» para la época comenzaron a verse relegados por los más potentes modelos de combustión interna (diesel y gasolina) – hasta nuestros días.

Deja un comentario

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.