1960. El Reino Unido de posguerra, en pleno proceso de descolonización, veía como la liga la ganaba el Burnley y la Copa el Wolverhampton. Como, sin hacer excesivo ruido, unos rockers que se hacían llamar ‘The Beatles’ comenzaban a cincelar la evolución de su sonido en los clubes nocturnos de Hamburgo. ‘Granada Television’ comenzaba a emitir ‘Coronation Street’, costumbre que sigue manteniendo después de 53 años y la Armada Real construía el submarino Ocelot en los astilleros de Kent. El sumergible, uno de los más avanzados de su época, sigue estando a la vanguardia de la tecnología ya que, desde hace unos días, es la primera embarcación de su especie que podemos visitar gracias a ‘Google Street View’.

Arriba el periscopio

Los artistas de Mountain View, en colaboración con C Inside Media (especialistas en fotografiar interiores que puedan ser utilizados en Street View) nos brindan la oportunidad de pasear virtualmente por la sala de mando, los (austeros) dormitorios e incluso por la sala de torpedos de un submarino eléctrico con cincuenta años de antigüedad y más de 2.000 toneladas de peso que desde 1992 funciona como museo del ejército.

El viejo Ocelot en acción

La visita ofrece, además, algunas curiosidades como la suculenta tarta dispuesta en una de las galerías, la zona de motores diésel que impulsaron en su momento al monstruo o los seis misiles, afortunadamente ya desactivados, que coronan el paseo por la la intrincada sala de mandos. “Vimos incluso la fotografía de la novia de un marinero colgada en la pared”, explica Neil Cooper, uno de los responsables del proyecto. “Estaba vestida pero la imagen solo mostraba su cara”, añade. Será lo único que no han fotografiado…

Afortunadamente los torpedos ya no funcionan

Puedes disfrutar con la colección completa de imágenes en este enlace

 

Deja un comentario

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.