Más veces de las que quisiéramos reconocer, todos hemos pensado que conseguir que nadie muera en las carreteras durante un año es una utopía. Y eso significa que tenemos interiorizado que es imposible conseguir que todo el mundo salga y regrese a sus casas durante un año. Puede que lo estemos enfocando mal porque en Suecia están convencidos de que pueden llegar a lo que nosotros creemos utopía, y a la vista están sus resultados el último año: en Suecia mueren en carretera 3 de cada 100.000 habitantes, una cifra que nadie más consigue, ni de cerca, en todo el mundo. ¿Cómo lo logran?

Si tenemos en cuenta que en 2012, Suecia tenía una población de aproximadamente 9,5 millones de habitantes (redondearemos a 10 millones), nos sale una media de fallecidos en carretera de 300 al año. La media europea es de 5,5 fallecidos por cada 100.000 habitantes, en América son 11,4 por cada 100.000, y en la República Dominicana son 40, lo que le supone tener el triste galardón de ser la nación con peor seguridad vial del mundo.

Con todo, lo más impresionante no son esos números de víctimas, sino cómo Suecia evolucionó y fue recortando las cifras de mortalidad en carretera de forma firme y sin pausas, consiguiendo el alucinante dato de reducir la mortalidad en carretera a la mitad de lo que era en el año 2000. Y esto es mucho decir, ya que no solo influye la educación vial de sus conductores, sino la apuesta decidida del gobierno para erradicar las muertes en la red viaria.

En 1997 el Parlamento sueco convirtió en ley el plan “Visión Cero”, que tenía como objetivo eliminar la mortalidad en carretera, e incluso las lesiones. “Nosotros, simplemente, no aceptamos ninguna muerte o lesiones en nuestras carreteras”. Esas son las palabras de Hans Berg, de la agencia de transporte nacional. Con la creencia de que sí es posible combinar movilidad con seguridad están logrando lo que a otros, como nosotros, nos parecería algo imposible: que la cifra de muertos tienda a cero en menos de dos décadas.

Las claves suecas para el objetivo de cero muertos en carretera

  1. Las carreteras de Suecia se construyen poniendo toda la prioridad sobre la seguridad y no sobre la velocidad o la comodidad.
  2. Tienen unos límites de velocidad urbanos muy bajos, muchas zonas peatonales y barreras que separan a los coches de las bicicletas.
  3. Se construyeron 1.500 kilómetros de carreteras “2+1”, donde los conductores de cada carril se turnan para usar un carril central para adelantar. Se calcula que esto ha ahorrado alrededor de 145 vidas durante la primera década del “Visión Cero”.
  4. Tienen 12.600 pasos para peatones más seguros, esto es, puentes peatonales y pasos de cebra flanqueados por luces intermitentes y protegidos por limitaciones de velocidad muy bajas y estrictas. Esto se estima que ha contribuido a reducir a la mitad el número de muertes de peatones en los últimos cinco años.
  5. Las estrictas medidas policiales también ayudan: menos del 0,25% de los conductores dan positivo por alcoholemia.
  6. Las muertes en carretera de niños menores de siete años se han desplomado: en 2012 solo falleció un menor de siete años, lo que en comparación con los 58 de 1970 es un clarísimo avance.

Todo esto está genial, pero llegar al “cero” es muy difícil y requiere de “más energía”. Aunque los suecos van por buen camino, todavía deben conseguir eliminar de alguna manera los errores del conductor, y es necesario incorporar más tecnología a los coches, desde dispositivos que prevengan la conducción si no estamos en condiciones, hasta lo más moderno o futurista, la conducción 100% autónoma. Todavía queda lejos, pero ¿creéis que Suecia lo conseguirá? ¿Y nosotros?

Vía | The Economist

En el Blog de Citroën | Seguridad activa y el cada vez más posible fin de los accidentes

Deja un comentario

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.