Es una predicción a largo plazo, pero no a tan largo plazo como para que muchos no vayamos a verla: según un estudio del IEEE, el Instituto de Ingeniería Eléctrica y Electrónica, en veinte años los coches no tendrán volante ni pedales.

Su interior seguirá siendo reconocible y es poco probable que haya cambios radicales porque la aerodinámica es la que es, pero el interior de los habitáculos habrá cambiado bastante.

Cosas como el control de crucero, los sistemas que avisan sobre cambios de carril involuntarios, reconocimiento y detección de peatones, aparcamiento automático, etc, más los desarrollos en coches que se conducen solos como los de Google, hacen que esto no suene demasiado a ciencia ficción.

Es cierto que aún hay que mejorar estos sistemas, y que las legislaciones de los distintos países tendrán que ser modificadas convenientemente para permitir que los coches autónomos circulen por sus carreteras –en Reino Unido, por ejemplo, esto será posible desde enero de 2015.

Claro que no es menos cierto que los conductores tendrán que ser los que acepten este cambio, algo que Alberto Broggi, uno de los miembros del IEEE que participaron en el estudio, y profesor de informática en la Universidad de Parma, dice en cualquier caso que es inevitable, aunque tampoco será un cambio de la noche a la mañana sino que los conductores tendrán tiempo para irse adaptando a esta nueva situación poco a poco según los coches se vayan volviendo cada vez más autónomos.

A fin de cuentas ya hay aeropuertos que usan desde hace años trenes sin conductor para mover pasajeros de una terminal a otra, y en Oristano,una ciudad de Cerdeña, en Italia, ya están probando autobuses urbanos sin conductor.

En cualquier caso, queda también la duda de si no habrá siempre un grupo irreductible de conductores que quieran tener ellos el control, igual que sucede hoy en día, salvando todas las diferencias, con los coches con cambio manual y cambio automático.

Deja un comentario

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionados con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.